“Queremos declarar poco y hacer mucho”, reviró el líder nacional del PAN, Gustavo Madero, las acusaciones de los senadores panistas Ernesto Cordero y Javier Lozano Alarcón, quienes han criticado a su líder por no actuar en el tema de los supuestos “moches”.

De esta forma evitó responder personalmente a Javier Lozano, quien dijo que Madero “era el payaso de las cachetadas”, y a Cordero, por haber indicado que el PAN se parece al PRI corrupto de Moreira.

“No le voy a contestar nada”, fue lo único que comentó luego de subrayar que no está frenando la investigación en el Congreso de la Unión, para que se aclaren los presuntos actos de corrupción entre ediles y diputados federales; por el contrario, está a favor de que se resuelva y se llegue hasta las últimas consecuencias.

En ese sentido, sostuvo que el partido dará seguimiento al destino de los recursos públicos y confío en que la investigación judicial llegue a fondo.

“Queremos declarar poco y hacer mucho porque lo importante es solucionar los problemas. El partido tocó el tema en el consejo nacional. Este órgano debatió varias propuestas y, casi unánime, se aprobó una junta de trabajo y tiene tres componentes: primero, dar seguimiento a todas las partidas”.