Una mujer de 29 años de edad y un hombre de 22, acusados por la Procuraduría General de Justicia (PGJ) por el delito detentación de vehículo robado grave, fueron liberados en el Juzgado Segundo de Primera Instancia, a cargo de Rosa Celia Pérez González, por falta de elementos para procesar, mientras que la Procuraduría General de Justicia (PGJ) el mismo día emitió un comunicado donde informa de la consignación al penal de San Miguel de estas mismas personas.

La tarde del jueves, de manera oficial, la PGJ informó que la Fiscalía General Metropolitana, a través de la Dirección de Investigación de Robo de Vehículos, ejerció acción penal en contra de Linda Stephany Vera Hernández y Julián Chacha Reyes, de 29 y 22 años de edad respectivamente, quienes fueron detenidos en posesión de un vehículo con reporte de robo.

Antes de la medianoche, el abogado José Luis Ramírez Téllez, quien representa los intereses legales de los detenidos, confirmó que sus clientes Vera Hernández y Chacha Reyes fueron exonerados al no encontrar la jueza elementos para iniciarles un proceso, lo que quedó asentado en el expediente 037/2014/2°.

El parte de la PGJ indica: “De acuerdo con la denuncia, el día 18 de enero del año en curso, el hoy agraviado solicitó apoyo de elementos de la Policía Ministerial del estado, quienes se encontraban en un recorrido de seguridad en la colonia Amor de esta ciudad, manifestando que en el tianguis de autos La Cienega se encontraba un vehículo similar al suyo, que un día antes le habían robado.

“Por la anterior, los agentes se trasladaron a dicho tianguis ubicado en la Diagonal Defensores de la República y se percataron que los hoy detenidos se encontraban a bordo de un vehículo marca Dodge, color blanco con placas de circulación del estado de Puebla y confirmaron que dicha unidad cuenta con reporte de robo en el estado de Tlaxcala con fecha del 17 de enero del presente año.

”Cabe señalar, que tras ser interrogados los indiciados, manifestaron que dicha unidad se las había vendido un conocido, sin embargo, no pudieron acreditarlo, por lo que dichos sujetos fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público, quien integró la averiguación previa 139/2014/RVPUE”.

Ramírez Téllez confirmó que los dos acusados por la PGJ quedaron en libertad y que podrían proceder contra la institución por haber enviado su fotografía e información cuando no son responsables de ningún delito.