Con una polémica película regresa a la pantalla grande el director y guionista Alejandro Jodorowsky, con La Danza de la Realidad, cinta autobiográfica que se puede disfrutar actualmente en la Sala de Arte de Cinépolis VIP.

La Danza de la Realidad es una coproducción de Chile y Francia, bajo el género de drama, que se remonta a la etapa de la infancia del propio Jodorowsky, con su peculiar estilo interpretativo, por lo que la historia, cargada de imágenes, simbolismos e hipérboles, tiene como apoyo la destacada participación en fotografía de Jean Marie Dreujou, así como la ambientación musical de Adán Jodorowsky.

La historia nos lleva a los años cuarenta, específicamente en Tocopilla, a una playa chilena, con una repentina marejada de peces, los cuales están a los pies de un niño, al fondo una parvada de gaviotas, donde de repente un niño corre a los brazos de un viejo al cual abraza efusivamente, este viejo es Alejandro Jodorowsky, quien se abraza a si mismo en su etapa de niño.

Una trama que va de la realidad a la parte abstracta del propio autor, a un viaje a su subconsciente, para exponer así, en la pantalla, la parte de delirio que todos tenemos, pero también de la reflexión, por lo que desde el inicio de las primeras imágenes de este historia se verá un surrealismo desbordante, donde la exageración es parte de la trama y los simbolismos llenos de colores son parte de este festín, a veces cargado de creatividad y otra más desgastante.

En cuanto a la relación de los personajes, el central no es como tal Jodorowsky, aunque así pareciera, es más bien su padre, Jaime, quien en la película es interpretado por Brontis Jodorowsky, hijo del realizador cinematográfico. Jaime es un comunista que idolatra a Stalin, por lo que trata de hacer todo como él y por consiguiente viste a su hijo como Stalin. También en la trama se hablará de Sara, la madre, una exuberante mujer.

Así, a medida que avanza la historia, se puede percibir una provocación del autor a su propio público, tanto por las imágenes presentadas —muchas con doble trasfondo— como por los diálogos, algunos con esa ironía y el afán de humor negro desbordante. Lo cierto es que el cineasta en la película también se enfrenta a su propio pasado, construyendo y reconstruyendo a su propia familia, en lo que podría ser la pregunta ¿verdad o mentira?

Cabe decir que la última producción de Jodorowsky se da en 1990, con The Rainbow Thief, y ahora con esta película autobiográfica ha tenido la oportunidad no sólo de regresar a la pantalla grande, sino también a los festivales como el de Cannes en 2013, así como recientemente en el Festival Internacional de Cine de Morelia, también presente su cinta en la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional. Además de Brontis Jodorowsky, también actúan Pamela Flores, Jeremías Herskovits, Axel, Adán y Alejandro Jodorowsky entre otros.