Activistas de Europa y Sudamérica, defensores de derechos de los niños, solicitarán a Amnistía Internacional dar seguimiento al caso de acoso y violaciones a los derechos humanos contra la comunidad de Chalchihuapan, en Puebla. 

Los defensores extranjeros tuvieron que salir de Puebla intimidados por el gobierno estatal, luego del Congreso Mundial por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, celebrado la semana pasada.

Así lo acusaron activistas durante conferencia de prensa en el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) en la ciudad de México, donde señalaron directamente al gobierno de Rafael Moreno Valle de la represión que rebasó fronteras.

En la rueda de prensa estuvieron presentes Elia Tamayo, madre del niño fallecido en Chalchihuapan, José Luis Alberto Tehuatle Tamayo y Araceli Bautista, madre del presidente auxiliar de dicha comunidad.

Así, recordaron que no sólo Elia Tamayo sufrió la expulsión del evento auspiciado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), sino que también defensores, incluyendo niños de Alemania, Argentina Venezuela y Bolivia tuvieron que salir de Puebla por temor.

Por ejemplo, Manfred Liebel, director del Instituto de Estudios Internacionales en Niñez y Juventud de la Universidad Libre de Berlín, salió del estado ante el acoso de autoridades estatales, todo por apoyar a Elia Tamayo.

Incluso, acusaron a la esposa del gobernador, Martha Érika Alonso de Moreno Valle, de ser quien corrió a Elia Tamayo del evento, por lo que ahora los activistas internacionales harán un pronunciamiento contra el gobierno de Puebla.

Misraim Hernández Fernández, vocero de la agrupación Contingente Puebla, señaló que no iban a manifestarse, iban específicamente a platicar con organizaciones cinco personas, entre ellas Elia Tamayo.

“No somos tontos para enfrentarnos al aparato del estado”, señaló al tiempo de indicar que fueron las personas del gobierno del estado las que se movilizaron y hablaron con organizadores, quienes les exigieron abandonar el recinto.

”Estaba la esposa del gobernador, Martha Érika Alonso, se sorprendió, no creo que la esperaba, porque querían que saliéramos por atrás.

”Cuando nos vieron nos rodearon gente de seguridad personal de Martha Erika, nos acosaron hasta que salimos.

”Salió gente de Venezuela, Bolivia y Alemania, después se enteraron de Argentina, y gente de la ONU”.

Por su parte, Alan Jiménez, investigador de los derechos de los niños, señaló que Manfred Liebel no pudo asistir a la rueda de prensa por razones personales, pero leyó un comunicado del alemán contra el gobierno de Puebla.

Indicó en el escrito que solicitará a Amnistía Internacional en Londres dar seguimiento al caso de acoso y violaciones a los derechos humanos contra la comunidad de Chalchihuapan.

“Estamos consternados desde Europa por los hechos en el Congreso (…) el niño fue matado atrozmente, la madre tenía todo el derecho de presentar el caso en el Congreso. (…) Protestamos de que la esposa del gobernador la invitó a salir”, señaló Alán Jiménez leyendo parte del texto del especialista alemán.

“Reclamamos que el gobernador de Puebla de disculpas públicas y recompense a la familia, así como que garantice la seguridad del niño matado”, señaló.

“Fui testigo del tratamiento inaceptable, me sentí personalmente hostigado por integrantes de su cuerpo de seguridad”, dijo el alemán en el comunicado.

“Estuve obligado de irme de Puebla por seguridad”, continuó el escrito al señalar Alán Jiménez, que, como en el caso del alemán, varios activistas de los mencionados países se fueron y no asistieron un día más al congreso, más por temor que por enfado.

“Es mentira que hayan salido por su propio pie, los compañeros fueron corridos de Puebla por el hostigamiento de las autoridades”, dijo al señalar que en el último día, los asistentes y congresistas tenían que pasar tres filtros de seguridad.

“A una compañera de Chile no se le permitió el acceso, porque le dijeron que nadie de América Latina podrían ingresar al Congreso”.

Señaló el ejemplo de Ángel González, defensor de niños en Venezuela, así como menores de edad de Bolivia, denunciaron que parte del comité organizador les dijeron que mejor se fueran de Puebla, porque quien opina contra el gobierno, es encarcelado o desaparecido.

“Por eso los compañeros aceptaron la sugerencia de irse, niños de 14 y 15 años acosados e intimidados”, señaló.

Además, leyó un comunicado de estos menores de edad: “Sentimos que hubo discriminación hacia nosotros, tanto en materiales y comidas, denunciamos la violación del derecho a la vida de José Luis Tlehuatle, asesinado por cuerpos policiacos de Puebla y la actuación del gobierno de Puebla, donde denunciaron la expulsión del recinto, cuando se iba a reunir con gente del derechos de niños”.
 
El suplicio
En su turno, Elia Tamayo nuevamente recordó cómo fue corrida del evento internacional, por lo que por enésima ocasión pidió al gobernador Rafael Moreno Valle justicia, pero ahora solicitó la detención de Facundo Rosas, secretario de Seguridad Pública Estatal.
“(Moreno Valle) ha lastimado tanto a Puebla, no le hace que ya un niño lo haya matado la policía y él siga atacando más.

”El 13 tuvimos invitación para estar ahí (en el Congreso internacional), en la infancia de los derechos de los niños. Porqué nos trata así, si somos humanos igual que él.

”Él nos sacó de ahí, no quiso que esto se escuchara más. ¿Sino es culpable porque nos tiene miedo? (…) así como nos ha tratado, así es el tratamiento que tenemos. El solo quiso nuestro voto para quitarme a nuestro hijo.

”Ya no podemos estar tranquilos, viviendo en un terror, no le hemos hecho nada. Pido justicia contra Facundo Rosas, como es posible que haciendo todo solo una amonestación, encierra a inocentes cobrando altas multas, somos campesinos que apuradamente juntamos para comer”, dijo sin poder soportar el llanto una vez más.

Las ordenes de aprehensión
Al tomar la palabra Araceli Bautista, madre del presidente de la junta auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan, señaló que su hijo ya no puede poner pie en el pueblo, porque tiene nueve en su contra nueve denuncias o averiguaciones previas.

“El gobierno del estado busca culpables, tiene encarcelado a algunas personas. El presidente auxiliar tiene nueve denuncias.
”Lo único que pedimos es justicia, y que nos dejen en paz en Chalchihuapan, que el gobernador se sensibilice”, dijo al hacer un llamado más: “¿Cuál es el delito?, ¿proteger a nuestra familia?”.

La recomendación
Por su parte, Daniel Gershenson, cofundador del organismo nacional Al Consumidor, pidió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos estar al pendiente de la recomendación contra el gobierno de Puebla por el caso de Chalchihuapan, la que no cumplió.

Además, indicó que es inaceptable que el procurador Víctor Carrancá siga en su puesto, cuando en cualquier parte del mundo ya hubiera sido no solo despedido, sino procesado por la teoría falsa de que una onda expansiva de un cohetón mató al niño José Luis Tehuatle.

Asimismo, señaló que Facundo Rosas es directamente el responsable de la muerte de dos estudiantes de Ayotzinapa en 2012 y no sólo del fallecimiento del niño en Puebla.

“Es una confirmación que la impunidad se premia, si no hay castigos, esos comportamientos se repiten.

”Puebla se podría volver un polvorín, es indispensable que esta clase política en bancarrota total, que hagan un acto de autocritica. La situación se puede salir de las manos”, advirtió

Al respecto, Misraim Hernández Fernández señaló que ya se venció el plazo y no hay postura oficial de la CNDH, por lo que pidió al nuevo presidente del organismo, Luis Raúl González Pérez, que de un informe para que pase al Senado de la República, la solicitud de una comparecencia del gobernador Moreno Valle sobre el caso Chalchihuapan.