El final del Costa de Marfil-Camerún disputado este miércoles por la tarde ha dado la vuelta al mundo. Podría haberlo hecho por la espectacularidad del juego y por jugarse la clasificación para la próxima Copa de África, pero no ha sido así. El resultado de 0-0 que clasificaba a ambas selecciones para la próxima edición de la máxima competición del continente africano ha propiciado un final bochornoso entre ambos conjuntos. 

Los jugadores de Costa de Marfil decidieron dejar de atacar para evitar cualquier resultado adverso y se dedicaron a pasarse el balón en defensa de forma descarada, dejando en evidencia que no tenían ninguna intención de seguir atacando. 

Por su parte, la reacción de Camerún es igual de reprochable, puesto que los Leones indomables fueron esta vez domados por la voluntad de acabar el encuentro con empate a cero sin ni siquiera dignarse a presionar a sus rivales. 

De esta manera, Costa de Marfil y Camerún sellaron su clasificación para la Copa de África que se disputará el próximo año en Guinea Ecuatorial, con los cameruneses como primeros de grupo con 14 puntos y los marfileños en segunda posición con 10 puntos. El conjunto que salió más perjudicado de este final de choque fue la República Democrática del Congo, tercero con 9 puntos.

Cuando el colegiado pitó el final del choque se produjo una invasión de campo. Los aficionados se acercaron a celebrar la clasificación con sus ídolos dejando imágenes impactantes como la de Gervinho siendo levantado por un hincha emocionado. La policía tuvo que actuar y cargar contra los aficionados.