La escultura de La Virgen de la Defensa que data de la fundación de Puebla volverá a su lugar en el altar de Los Reyes en la Catedral el 8 de diciembre luego de que fue restaurada por la escuela Nacional de Artes, asimismo se analiza cuáles otras obras podrían ser restauradas.

En rueda de prensa donde se anunció para este lunes la visita de las reliquias de la Santa Teresa de Ávila, el vocero de la Arquidiócesis de Puebla, Dante Pimentel expresó que la escultura fue prestada para una exhibición en la capital del país con la condición de que fuera restaurada. 

Señaló que especialistas cumplieron con la restauración y ahora en la fecha emblemática para la Catedral que es el día de la Inmaculada Concepción se volverá a tener la imagen.

Explicó que un problema que se presenta es el de la polilla, sin embargo poco a poco se ha atendido para combatir la plaga que daña el patrimonio histórico de la Catedral de Puebla.

Comentó que son especialistas quienes se han encargado de combatir los insectos y se solucionó el problema que se tenía en el salón de Gobelinos.

Con una inversión de 20 mil pesos fueron fumigadas cuatro áreas de la Basílica Catedral, que tenían problemas de polilla y comenzaba a causar estragos principalmente a los marcos de las pinturas.

Fueron tres días en los que bajo supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) fumigaron el salón de Los Gobelinos, la Sala del Cabildo, Sala Capitular y la Capilla del Espíritu Santo, mejor conocida como Del Ochavo.

Indicó que los recursos se obtuvieron de un fondo el cual por medio de visitas guiadas organizadas por Turismo Municipal, donde los paseantes podían recorrer algunos puntos cerrados al público en general.

Durante la visita, señaló que fueron los marcos de cinco retratos de obispos los que resultaron dañados por la polilla, mismos que serán sustituidos o reparados por el mismo personal del INAH de la escuela de restauración.

La capilla de las Reliquias

En el 2012 la Capilla de las Reliquias ubicada en la Catedral de Puebla que permaneció cerrada por espacio de dos meses a causa del problema de la polilla,  fue abierta en noviembre de ese año para que fuera visitada por los fieles.