El gobierno del estado de Puebla, por medio del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECAP), cerrará las instalaciones del Consejo Puebla de Lectura, que promueve la lectura desde la infancia; el motivo: vence el comodato y la Secretaría de Finanzas rechazó renovar el contrato.

La asociación civil se ubica hasta ahora en la 12 Norte 1808, en el barrio de El Alto, y el CECAP, a cargo de Jorge Alberto Lozoya Legorreta, les dio como plazo el 18 de diciembre para desocupar el inmueble, que tienen en comodato por 10 años.

De manera paradójica, reveló el presidente del Consejo Puebla de Lectura, Daniel Ramos García, el gobierno poblano les entregó, el año pasado, el premio como mejor asociación civil del estado, pero ahora les quita el inmueble, cuyo comodato venció el pasado mes de junio.

Y aunque intentaron renovarlo, desde el CECAP no les dieron posibilidad alguna, y ya mandaron a sus abogados para exigir el desalojo. “Les mandamos cartas para pedir la renovación del comodato y no tuvimos respuesta positiva”.

En entrevista, Ramos García aseguró que la asociación civil no desaparecerá y seguirán haciendo su trabajo como promotores de la lectura. “Lo haremos dónde podamos, porque es importante tener un espacio de fomento a la lectura”.

El desalojo de las instalaciones, dijo, es un golpe fuerte a las políticas de lectura del estado de Puebla y del país, por eso buscarán otras instalaciones en las que puedan ubicarse.

Ramos García reveló que mandaron cartas al CECAP, a la SEP poblana, a la Secretaría de Finanzas y al propio gobernador, para que les renovaran el comodato, pero la respuesta siempre fue tajante y enfocada al desalojo.

El Consejo Puebla de Lectura, afirmó su presidente, no tiene oportunidad de diálogo con las dependencias del gobierno poblano. “La última carta que nos enviaron la firma Octavio Ferrer Burgos, coordinador general de Divulgación y Desarrollo Cultural del CECAP, quien nos dio como plazo para el desalojo el pasado 4 de noviembre”.

Solamente hubo una persona en el gobierno del estado que se acercó para entablar diálogo, y fue el coordinador general de Atención Ciudadana, Heriberto Castillo, quien les aseguró que metió los documentos al CECAP, el cual insiste en retirarles el comodato.

Lo que les argumenta el CECAP, dijo Daniel Ramos García, es que al permanecer en el inmueble están incurriendo en una falta, por lo que tienen que desocuparlo de manera inmediata.

“Nosotros entendemos que se acabó el comodato, por eso mandamos las cartas a las dependencias que podrían ayudarnos, pero la respuesta fue que nos mandaron el abogado para decirnos que cometemos una falta al permanecer aquí, porque el comodato ya venció”.

***

En la actualidad, el Consejo Puebla de Lectura, dijo su presidente, tiene una biblioteca con 20 mil títulos, y es una de las primeras en el país especializada en el fomento de la lectura en los infantes.

A la fecha, reveló su presidente, ofrecen servicio a 3 mil personas con credencial, y anualmente atienden a 30 mil visitantes. “Ofrecemos el servicio de biblioteca pública gratuita”, además de préstamos inter-institucionales, es decir, prestan libros para escuelas de diferentes niveles escolares.

Pero además han realizado donaciones importantes a universidades públicas y particulares, de libros infantiles y juveniles. “También atendemos público de la sierra Norte y de zonas vulnerables, donde tenemos 15 centros de lectura”.

El servicio que ofrecen, dijo Ramos García, es de forma permanente, pero también brindan servicios a escolares y a públicos especializados.

***

La decisión del CECAP, de desalojar las instalaciones del Consejo Puebla de Lectura, dijo su presidente, le pega, evidentemente, a la lectura, pero también a las actividades culturales.

Y es que reveló que actualmente están a la mitad de la organización de la Feria Internacional de Lectura, programada del 12 al 15 de febrero del 2015, evento que tendrán que retrasar por la cancelación del comodato.

La decisión del titular del CECAP, Jorge Alberto Lozoya Legorreta, dijo el presidente de la asociación civil, es un golpe fuerte para la organización, en la que laboran ocho mujeres. “No planeamos despedir a nadie, solamente redefiniremos a dónde irnos, porque sabemos que tenemos que empacar y salirnos”.

Eso es una lástima, agregó, porque la biblioteca que tienen representa mucho para los usuarios de la ciudad, pero también para los visitantes de los estados de Tlaxcala y Morelos, que acuden para realizar alguna consulta.

Ya no tenemos opción, afirmó Daniel Ramos García, porque es un hecho que tenemos que entregar el inmueble, porque la solicitud de desalojo ya les llegó por escrito.

La asociación civil, reveló, fue llamada por el gobierno de Brasil, para capacitar al personal bibliotecario de esa nación sudamericana, para consolidar el proyecto en las escuelas públicas, “porque quieren formar lectores desde que son bebés”.

Pero además, dijo que también les solicitaron el apoyo en Argentina y en Panamá, “donde saben que somos referente en la formación de lectores desde la primera infancia y resulta que hoy no tenemos a dónde irnos”.