El presidente Enrique Peña Nieto afirmó ante empresarios que su gobierno mantiene firme el rumbo en el proyecto que comprometió a todos los mexicanos antes de llegar a la Presidencia de la República.

El mandatario federal expuso que, sin duda, "no podemos ser ajenos a hechos de coyuntura que nos hacen repensar, replantear, corregir, pero no desviarnos de la ruta trazada, que permitirá que al país le vaya mejor".

Además abrirá mayores oportunidades para el empleo y desarrollo de los mexicanos”, dijo en un encuentro con los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) encabezados por su presidente Gerardo Gutiérrez Candiani.

Peña Nieto se reunió en la Residencia Oficial de Los Pinos con los integrantes del CCE, con quienes sostuvo un diálogo interactivo acerca de diversos temas económicos y de interés nacional.

Ante ellos, explicó que el Gobierno de la República mantiene firme el rumbo de lo que comprometió ante todos los mexicanos antes de llegar a la Presidencia de la República.

“No habremos de apartarnos, y aquí lo reafirmo, del proyecto de nación que he propuesto y que ha tenido el respaldo mayoritario de los mexicanos", precisó. De acuerdo con un comunicado, expuso además las prioridades que tiene hoy el Gobierno de la República.

En primer lugar mencionó asegurar la vigencia del Estado de derecho, ante las vulnerabilidades y las deficiencias, y hacer converger el esfuerzo de sociedad y de los gobiernos para que sea plena la vigencia del Estado de derecho.

Reconoció que “no es una ruta fácil ni tampoco habrá de ocurrir de la noche a la mañana”, pero “lo importante es que de manera comprometida demos pasos para alcanzar día a día, de mejor manera, este objetivo que la sociedad entera demanda y quiere: vivir en un Estado pleno de derecho”.

En segundo lugar señaló el compromiso claro del Gobierno de la República de que mantendrá la estabilidad macroeconómica.

“Esta que tantos sacrificios le ha llevado a la sociedad mexicana alcanzar y lograr. No la vamos a alterar. No habremos de asumir decisiones irresponsables que vayan a vulnerar esta fortaleza que tiene hoy nuestro país.

“Por eso, reafirmo que el Gobierno de la República mantendrá finanzas públicas sanas, un manejo responsable de las finanzas públicas y cuidará y mantendrá la estabilidad macroeconómica”, indicó.

Como tercer aspecto se refirió a asegurar que las reformas estructurales que se han alcanzado se pongan en acción.

“Ya iniciamos este trabajo. No estamos partiendo de cero, pero tampoco nos vamos a desviar o nos vamos a distraer. Vamos a mantenernos firmes en el propósito de asegurar la debida instrumentación de las reformas alcanzadas”, afirmó.

Subrayó que “al Estado corresponde darle plena vigencia al Estado de derecho, de hacer respetar los derechos de todos, de ser éste un gobierno abierto a la crítica, abierto a escuchar opiniones diferentes a las que tiene el Gobierno, respetuosos de la manifestación pública, como una garantía que da nuestra Constitución a todos los mexicanos".

Además está el deber que tiene el Estado mexicano de hacer o de velar por el respeto a las garantías de todos los mexicanos.

Ratificó que “es compromiso del Estado mexicano, del Gobierno de la República, al que asumo personalmente encabezando este esfuerzo, de hacer nuestra parte y de cumplir nuestra responsabilidad en las áreas que son atribución del Gobierno de la República”. 
Ello, continuó, “para mantener la plena vigencia del Estado de derecho, el libre tránsito y salvaguardar la seguridad y la integridad de todos los mexicanos”.

Detalló además que este compromiso “también conlleva la concurrencia de responsabilidades de otros órdenes de Gobierno.

"No por ello rehúye el Gobierno de la República su responsabilidad; al contrario, la asume plenamente, pero también demanda que otros órdenes de gobierno hagan y asuman su responsabilidad ante hechos como éstos o, más bien, en hacer respetar el Estado de derecho y la libre manifestación de ideas”.

Instruyó a los secretarios de Hacienda, Luis Videgaray Caso; de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, y del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, a que se reúnan con el CCE para analizar acciones que en el corto plazo puedan darle un mayor impulso a la dinámica de la economía, y que puedan darle un mayor empuje al crecimiento económico de México.

A los integrantes del CCE les ofreció la posibilidad de revisar, sin quebrantar o sin alterar la estabilidad económica, de que eventualmente se puede reducir la carga fiscal que tienen las empresas para que puedan generar más empleo.

Agradeció el apoyo y respaldo al empeño y esfuerzo del gobierno porque, aseveró, “está claro que ustedes, como empresarios, y el Gobierno de la República tenemos, en muchos aspectos, una visión compartida, pero claramente un mismo propósito, un mismo objetivo, una misma meta, que es que a México le vaya bien”.

Antes Gerardo Gutiérrez Candiani dijo al presidente que en los empresarios “su gobierno tiene un aliado seguro en el gran proyecto de mover y transformar al país”, y afirmó que creen en México y seguirán invirtiendo para detonar su enorme potencial.

Agregó que los problemas y desafíos que han surgido en estos meses, y que han mermado la confianza y la cohesión social, “no deben paralizarnos o dividirnos, sino alentarnos a reforzar el compromiso para construir ese México mejor”.

Consideró que “tienen que ser el acicate para redoblar el paso en los pendientes y dar respuestas a las demandas más urgentes y relevantes en la sociedad, así como para incorporar y robustecer la agenda de prioridades”.

Por eso, expresó, “refrendamos el respaldo a la decisión del presidente y su gobierno de ir hacia delante, con reformas y acciones para avanzar en materia de seguridad pública y legalidad”.

Destacó que en el eje de fortalecimiento de las instituciones de la democracia, la legalidad y la seguridad pública, los empresarios se han sumado al llamado para que se contemple un periodo extraordinario en el Congreso, a fin de analizar, enriquecer y desahogar la agenda propuesta la semana pasada.

Convocó a afrontar la coyuntura generando mayores niveles de confianza con decisión y consistencia, y la polarización social con diálogo y acuerdos sobre las coincidencias, así como con la aplicación de la ley para quienes la quebrantan, con absoluto respeto al Estado de derecho y a la Constitución.