El presidente municipal de San Matías Tlalancaleca, Óscar Anguiano Martínez, desconoció a cuatro regidores y les suspendió el pago; asimismo, se le acusa de haber falsificado sus firmas para respaldar el proyecto de un nuevo edificio para la alcaldía, por un monto de 12 millones de pesos.

En rueda de prensa, Mario Moisés Escobar, regidor del PRD, en el ayuntamiento de Tlalancaleca, denunció que continúan las arbitrariedades del alcalde Óscar Anguiano Martínez, quien adeuda a cuatro regidores 150 mil pesos por concepto de sueldo.

El regidor perredista recordó que él, junto con los regidores de Nueva Alianza y Partido el Trabajo, fue electo en 2013 como parte de la planilla que encabezó el panista como alianza Puebla Unida, aunque sólo ha gobernado con panistas.

Sostuvo que siempre han sido excluidos por parte de Óscar Anguiano, de quien se solicitó, en junio pasado, al Congreso local su destitución, porque no permitió que tomaran protesta como regidores, luego de que desde el mes de febrero los hizo a un lado.

Comentó que fue en julio del 2014 cuando, después de varias reuniones, el edil integró a su Cabildo a estos inconformes, incluyendo al electo por el PRI, pero hoy vuelven a denunciarlo por incumplimiento de pago de las dietas de cinco quincenas, por lo que adeuda 600 mil pesos a los cuatro regidores.

Nuevamente, Moisés Escobar pidió la intervención del Congreso del estado, para frenar las arbitrariedades del alcalde de San Matías Tlalancaleca, Óscar Anguiano Martínez.

El pasado 12 de junio, el presidente municipal de San Matías Tlalancaleca, exdiputado local por Acción Nacional, Óscar Anguiano, recibió un revés luego de que el Tribunal Electoral del Estado le ordenara restituir en el cargo a cuatro regidores del Partido de la Revolución Democrática, uno del PRI y una más del PT, quienes además exigen en el Cabildo una disculpa pública del funcionario.

Luego de que en la sesión pública del Tribunal Electoral del Estado y por unanimidad de votos el magistrado presidente Francisco Javier de Unanue y Bretón resolvió el recurso de apelación que promovieron los ciudadanos Mario Moisés Escobar Ortiz, Valerio Ramos Magollán, Blanca Argelia Díaz Aguilar y Adrián Flores Olvera, para que sean reconocidos por el presidente municipal de San Matías Tlalancaleca, Óscar Anguiano Martínez, como regidores del municipio, se informó además que deberá cubrírseles la dieta que dejaron de recibir durante tres meses.

El 21 de julio, el presidente municipal Óscar Anguiano Martínez estuvo a punto de ser destituido por el Congreso del estado, luego del desacato a la orden del Tribunal Electoral del Estado, de dar posesión a cuatro regidores; ya en una sesión de Cabildo, realizada cerca de la media noche del viernes, el edil emanado de Acción Nacional acordó, junto con sus regidores afines, que seguirá gobernando sólo con panistas.

De acuerdo con la resolución del tribunal, Anguiano Martínez tenía como plazo las cero horas del 20 de julio para que tomara protesta a los ciudadanos Mario Moisés Escobar Ortiz, Valerio Ramos Magollán, Blanca Argelia Díaz Aguilar y Adrián Flores Olvera, dos de ellos incluso son integrantes de su planilla.

El edil citó a sesión de Cabildo a puerta cerrada y trascendió que no reconocía el fallo del tribunal electoral local.

Tras la derrota en los tribunales, el presidente municipal de San Matías Tlalancaleca rechazó que sea un cacique, e indicó que hay gente que nunca ha trabajado y quiso sorprender a la comunidad, y aseguró que dos de los regidores se ausentaron desde un principio y no habían rendido protesta, además de que los otros nunca hicieron campaña.

Al insistirle sobre las acusaciones de que es cacique, el edil señaló que no se han presentado manifestaciones en su comunidad, y fueron unas cuantas personas las que protestaron. Expresó que no hay un trabajo de los partidos Nueva Alianza y de la Revolución Democrática en ese municipio, y nunca participaron en la campaña.

Dijo que confiaba en que no haya represalias hacia su administración tras el conflicto generado entre sus regidores, e indicó: “Hay confianza con la gente, ya con este es el tercer año como presidente, claro que no soy cacique, hay confianza de la gente de mi comunidad, me atrevo a decir que tengo muchas amistades. Hay un proceso legítimo, transparente y, finalmente, la gente decidió votar por mí”.