Este sábado cerró la biblioteca del Consejo Puebla de Lectura. Niños y niñas lectores de la biblioteca se dieron cita en la casa ubicada a unos metros de las instalaciones de Casa Aguayo. Afuera de la biblioteca se instaló una carpa para la realización de diferentes actividades.

Los niños escribieron frases para despedirse de la biblioteca, en tanto el Consejo Puebla de Lectura encuentra un nuevo lugar. “Yo desde los 5 años he venido y ahora tengo 10 espero que vuelvan”, escribió un infante, con letra pequeña, sobre el mural de frases para el Consejo.
“Conocí este lugar de 5 y 1/2 y ahora tengo 11 años y estoy triste porque se va a ir esta biblioteca. Espero que no la quiten porque aquí aprendí mucho”, escribió, en su mensaje solidario, Montserrat, de la escuela Tonalkali.

“Leer nos enseña a soñar, a viajar, y a imaginar, quiero seguir soñando, no cierren la biblioteca”.

”Los niños de la primaria Tonalkali aquí le tomaron amor a la lectura no queremos que lo cierren”.

”Que les vaya bien y en donde sea que se vayan los vamos a seguir siempre Muchas gracias por poner a algunos libros a nuestro alcance”, escribieron Andy y Faty, quienes ensayaban sus firmas tendiendo una cartulina con sus mensajes y mostrando que empiezan a escribir.

El patio de la biblioteca lució a reventar para escuchar un cuentacuentos. Los niños del barrio del Alto se despidieron de la biblioteca del Consejo Puebla de Lectura, que por 10 años compartió sus lecturas con niños, adolescentes y padres. La mañana del sábado cada rincón de la biblioteca fue ocupada por sus lectores. En los sillones, en las sillas, en la bebeteca.

***

Usuarios en redes sociales criticaron la medida. En Facebook, en la página del Consejo Puebla, los lectores que no pudieron asistir al último día de la biblioteca redactaron mensajes de solidaridad con la biblioteca del Consejo Puebla de Lectura, mensajes de repudio a la medida de no prolongar el comodato con el Consejo, para que se preservara la biblioteca en el barrio del Alto.

“Que tristeza !!!! El gobernador no sabe ni lo que significa la lectura para un país de carencias y mentiras!! no, sí lo sabe por eso las cierra porque sabe que la gente lectora es gente reflexiva que nunca se quedará con los brazos cruzados ante las injusticias...ánimo Consejo Puebla de Lectura!!! la lectura no tiene espacios restringidos!!”, escribió la usuaria de Facebook Lola Villegas.

En la cuenta de la librería Profética también se repudió el cierre de la biblioteca del Consejo Puebla de Lectura, obligada por la Secretaría de Finanzas, que se negó a prolongar el comodato.

“En Profética Casa de Lectura nos preocupa la situación del Consejo Puebla de Lectura, una institución que por años ha promovido la lectura con profesionalismo y dedicación. Es lamentable e inexplicable la decisión, por parte del gobierno del Estado de Puebla, de cancelar el comodato gracias al cual hacían uso de la casa que lo albergaba. En Profética Casa de la Lectura nos solidarizarnos con los miembros del CPL y lamentamos la decisión de las autoridades”.

Otra usuaria de la red social, Débora González, criticó el cierre de la biblioteca: “Carajo, como es posible la falta de apoyo del gobierno para Consejo Puebla de Lectura me indigna que cierren esta biblioteca. Es un maravillo espacio para niños, que será de nuestro pueblo si los gobernantes deciden que no hay presupuesto para la cultura. ‪#‎Quesigalabiblioteca‬”.

Otros usuarios como Tere Moon, también desde Facebook, expresaron su confianza en el trabajo del Consejo Puebla de Lectura: “Gracias, Consejo Puebla de Lectura. Se acabó el capítulo, más no la historia”.

***

El Consejo Puebla de Lectura es un referente en la promoción de la lectura. En la biblioteca que dejó de funcionar este sábado se creó la primera bebeteca del estado. Y los lectores podían consultar unos 20 mil libros.

El gobierno morenovallista ya no prolongó el comodato con el Consejo Puebla de Lectura, sin que la Secretaría de Finanzas explicara la negativa a prolongarlo, cuando la biblioteca atendía a un público infantil del barrio del Alto y de otros lugares de la ciudad promoviendo la lectura.

La asociación civil se ubica hasta ahora en la 12 Norte 1808, en el barrio del Alto, y el CECAP. Paradójicamente, el Consejo Puebla de Lectura recibió, de parte del gobierno poblano, el año pasado, el premio como mejor asociación civil del estado, pero ahora les quita el inmueble, cuyo comodato venció el pasado mes de junio.

La institución civil, promotora de la lectura, hizo esfuerzos por renovar el comodato, pero el gobierno estatal descartó la renovación. El Consejo Puebla de Lectura, afirmó Daniel Ramos, no tiene oportunidad de diálogo con las dependencias del gobierno poblano. “La última carta que nos enviaron la firma Octavio Ferrer Burgos, coordinador general de Divulgación y Desarrollo Cultural del CECAP, quien nos dio como plazo para el desalojo el pasado 4 de noviembre”, publicó este medio de comunicación la semana pasada.

Solamente hubo una persona en el gobierno del estado que se acercó para entablar diálogo, y fue el coordinador general de Atención Ciudadana, Heriberto Castillo, quien les aseguró que metió los documentos al CECAP, el cual insiste en retirarles el comodato.

Lo que les argumenta el CECAP, dijo Daniel Ramos García, es que al permanecer en el inmueble están incurriendo en una falta, por lo que tienen que desocuparlo de manera inmediata.