Con la intención de disminuir el nivel de ruido en los salones de clases de las escuelas de educación básica, mejorar la concentración de los menores y prevenir conductas agresivas que provocan bullying, Miguel de Jesús Salazar Pedraza, estudiante de la Ingeniería en Mantenimiento Industrial de la Universidad Tecnológica de Puebla (UTP), desarrolló el proyecto EduciBEL.

Desarrollo tecnológico que consiste en una pantalla pequeña que se coloca en la parte superior de los pizarrones en los salones de clase y que tiene la finalidad de medir los decibeles, cuando éstos sobrepasan el nivel de calibración establecido se enciende una luz verde sólo por unos segundos, con la intención de que los menores reduzcan el ruido que hacen.

De acuerdo con su creador, el proyecto se fundamente en diversos estudios realizados por el IMSS y la UNAM, “en nuestro país el nivel de sonido que se emiten en salones de clases, oficinas gubernamentales y espacios de servicios particulares alcanzan los 110 decibeles, cuando lo óptimo no debe superar los 60 decibeles para lograr una convivencia adecuada”.

Otros estudios señalan que el elevado nivel de ruido que persiste en la mayoría de las escuelas de educación básica puede desencadenar conductas agresivas y en consecuencia casos de bullying, además de problemas de concentración que impidan el óptimo aprendizaje de los menores”, abundó Miguel de Jesús Salazar.

El estudiante de la UTP explicó que durante seis meses se buscó el mejor diseño para que el dispositivo de medición de ruido no signifique una distracción para los estudiantes, y que en la fase de prueba se pudo corroborar que después de varios días los alumnos aplican la medida como un hábito.

El desarrollo de esta nueva tecnología se presentó en distintas exposiciones y concursos nacionales, el cual se conecta a un servidor central que envía a través de internet el comportamiento de la pantalla, con fines de registro, gráficas y monitoreo para conocer su efectividad.

Durante la fase de prueba de 10 semanas, que se desarrolló en la primaria Lázaro Cárdenas de la ciudad de Puebla, se obtuvieron 128 registros de alerta en una jornada escolar de 8 horas durante el primer día y para el quinto día la pantalla se activó sólo en 28 ocasiones.

El proyecto EduCIBEL puede aplicarse a otros niveles educativos o en distintas áreas administrativas y de oficina, aunque él creador del sistema de medición aseguró que diversos estudios señalan que lo recomendable es su implementación en las primarias por su nivel de sobrepoblación, lo que ocasiona exceso de ruido en los salones y explanadas escolares.

El aparato tiene un costo de producción de 275 pesos por unidad medidora de ruido, se requiere 2 computadoras como concentradoras y transmisoras de información, con lo que para una escuela con 18 salones, el precio promedio de todo el sistema está en el orden de los 6 mil 850 pesos.
 
Estudiantes de Mantenimiento Industrial entregan despensas a personal de limpieza

En una muestra de solidaridad y reconocimiento a su labor diaria, estudiantes de la División de Ingeniería Industrial de la Universidad Tecnológica de Puebla realizaron una colecta para la entrega de despensas al personal de limpieza de la institución con motivo de Fin de Año; Vannessa Chabely Arana Morales, Cristian Hernández Juárez y Luis Ricardo Huerta Castellan, alumnos del cuarto y décimo cuatrimestre, tuvieron la inquietud de reconocer al personal que se encarga de mantener limpias y en orden las instalaciones universitarias.

Con la participación de 40 alumnos del turno matutino, 20 de cuarto cuatrimestre y 20 de décimo cuatrimestre, se realizó la labor de difusión y acopio de los comestibles que conformaron las despensas con más de 50 kilos de productos, que fueron donados por parte de toda la comunidad estudiantil.

“La idea nació como una muestra de solidaridad y reconocimiento a las personas que realizan la limpieza en nuestros edificios, que además de mostrar la ayuda al prójimo que debemos dar como seres humanos, es un ejemplo para el resto de las ingenierías, incluso para que apliquemos este tipo de acciones fuera de la Universidad”, explicó Jovani Flores Díaz, alumno de décimo cuatrimestre de Ingeniería Industrial.

Se informó que se trata de la primera ocasión en que los estudiantes realizan una colecta con este fin, y que para ello se contó con el apoyo de la profesora Marisol Reyes Alcántara.