El cine pornográfico producido en el Reino Unido deberá atenerse a una nueva ley aprobada esta semana, una enmienda denominada “The Audiovisual Media Services Regulations 2014”, que afecta a la Communications Act de 2003 y que determina una serie de “contenidos que no son aceptables2.

Según explica el diario “The Telegraph”, lo que hace la enmienda es aplicar a los vídeos que se consumen a través de internet los mismos parámetros que ya se exigían a los DVD a la venta en establecimientos como sex-shop y similares.

En la práctica, se prohíben una serie de acciones que, a partir de la entrada en vigor de la ley, deben quedar erradicados del porno que se filma y distribuye en las islas. La lista es extensa y puede herir la sensibilidad de los lectores, por lo que nos haremos eco tan solo de las acciones menos escabrosas. A saber:

-Azotar.

-Golpear.

-Flagelar de forma agresiva.

-Abuso físico o verbal.

-Interpretar papeles no adultos.

-Estrangular.

La lista, que es más extensa, se enfrenta a una paradoja: no afecta a todos aquellos filmes pornográficos que se filmen fuera del Reino Unido; estas cintas podrán eludir lo que el sector ya critica duramente por entender que se trata de censura encubierta.

Fuente: abc.es