En el marco del Día Internacional contra la Corrupción, el presidente municipal David Huerta Ruíz apuntó que para recuperar la confianza de la sociedad hacia los servidores públicos e instituciones es necesario romper con la cadena de la corrupción, ya que es un acto que daña y trunca el desarrollo de las naciones.

Lo anterior, al poner en marcha la segunda etapa del programa Difusión contra la Corrupción para Tepeca, que en esta ocasión contempla el apoyo de universitarios que serán “usuarios simulados” y que se encargarán de vigilar el correcto desarrollo del trabajo de los servidores públicos y, en caso de detectar alguna anomalía, denunciar ente la fiscalía.

En su intervención, el fiscal anticorrupción, Oscar Emilio Guzmán Orea, señaló que, de acuerdo al Índice de la Percepción de la Corrupción, nuestro país se encuentra en niveles críticos, al ubicarse, en el 2014, en el sitio 105 de 176 naciones evaluadas. “Es indispensable que como sociedad denunciemos esta práctica y evitemos ser parte de ella”.

Cabe destacar que para erradicar este mal la Fiscalía en Tepeaca colocó buzones de quejas y denuncias en cada oficina del gobierno municipal; además, se distribuirá material impreso en las 21 comunidades, con la intención de informar y concientizar a la población del mal que representa la corrupción, para el estado y para los municipios.

Ante ello, el edil comentó que, de acuerdo a últimos datos del INEGI, 80 por ciento de la población en México considera que la corrupción, inseguridad y falta de empleo son las principales causas que más les molestan, y que consideran que existen en un alto porcentaje en el país, y sólo el 3 por ciento de la población cree en la labor de sus instituciones.

Por eso invitó a hacer conciencia de la importancia de cumplir como sociedad, en hacer los trámites sin atajos, pagar a tiempo y forma nuestros impuestos y contribuciones sociales, en el cuidado y respeto al medio ambiente, así como en la denuncia. “De nada sirve ver acciones ilícitas si no denunciamos”, expuso.

“Actualmente, las tecnologías y la modernidad social coadyuvan a que seamos una sociedad más informada y con más opciones de denuncia, a través de módulos de quejas, buzones como los que hoy ponemos en marcha, e incluso a través de llamadas telefónicas anónimas o por redes sociales y el Internet podemos alzar la voz y no permitir más actos de corrupción que sólo laceran a nuestra sociedad”, finalizó.