Tras la confirmación del homicidio del padre Gregorio López, en Guerrero, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) emitió un comunicado en el que lanzó un “Basta ya” a la violencia que se vive en el país. 

En el texto, la iglesia también le exige al gobierno mexicano que esclarezca este y todos los crímenes del país que tanto daño y dolor han causado a las familias mexicanas. 

El cuerpo del padre Gregorio López Gorostieta fue hallado este jueves en el municipio de Arcelia, Guerrero sin vida; el párroco fue secuestrado la noche del domingo por un grupo de personas armadas en Altamirano.

Aquí el comunicado íntegro: 

Los obispos de México nos unimos a la pena que embarga a S.E. Mons. Maximino Martínez Miranda, a la Diócesis de Ciudad Altamirano, al Seminario Mayor “La Anunciación” y a la familia López Gorostieta por el sensible fallecimiento del P. Gregorio López Gorostieta, quien perdiera la vida de forma injusta y violenta.

Confiados en la vida nueva y eterna que Dios nos ofrece en Jesús, nacido en Belén para salvarnos, pedimos al Señor que conceda al P. Gregorio el eterno descanso y fortalezca con la esperanza cristiana a sus familiares, a los seminaristas, a los formadores, a S.E. Mons. Maximino y a toda la Iglesia que peregrina en Ciudad Altamirano. 

Haciéndonos eco del sentir de muchos mexicanos, repetimos: ¡Basta ya! No queremos más sangre. No queremos más muertes. No queremos más desparecidos. Exigimos a las autoridades el esclarecimiento de éste y de los demás crímenes que han provocado dolor en tantos hogares de nuestra patria, y que se castigue conforme a derecho a los culpables.

Invocando la intercesión de Santa María de Guadalupe, renovamos nuestra invitación a unirnos para pedir a Dios por la conversión de todos los mexicanos, especialmente de quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte, y para que todos nos comprometamos a ser agentes en la construcción de un México justo, reconciliado y en paz.

Por los obispos de México.