La Delegación en Puebla del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), a través de sus especialistas pidió a la ciudadanía en general extremar precauciones y cuidados para evitar enfermedades gastrointestinales, quemaduras solares, insolación o golpes de calor ante la proximidad de temporada de calor.

Con el fin de que tanto derechohabientes, como ciudadanía en general contemplen algunas medidas preventivas para evitar enfermedades gastrointestinales por comida en mal estado debido a la época de calor, se exhorta a lavarse correctamente las manos con agua y jabón antes de preparar y consumir los alimentos, así como después de ir al baño.
 
Asimismo médicos del Instituto coincidieron en que las enfermedades diarreicas se caracterizan por el aumento en el número de evacuaciones (tres o más veces al día).
 
Asimismo se alertó que estas enfermedades se transmiten por agua y alimentos contaminados con material fecal, debido a un deficiente saneamiento básico, falta de higiene en el manejo de los alimentos o la falta de hábitos de higiene personal. Además de que se puede transmitir por el uso de agua contaminada de arroyos, ríos, lagunas, ojos de agua, pozos, etcétera.
 
Se pide poner atención en síntomas de alerta en una enfermedad diarreica como las evacuaciones abundantes, líquidas y frecuentes, los ojos hundidos, llanto sin lágrimas, boca, lengua y mucosas secas, son algunos de los signos de alarma por deshidratación causada por diarrea.
 
Se enfatiza que además se presentan síntomas como sed intensa, palidez de piel, manos arrugadas, respiración rápida y superficial, somnolencia o irritabilidad, orina escasa y oscura. Ante cualquiera de estos síntomas, es importante acudir a su  unidad de salud más cercana.
 
Finalmente se recomienda desinfectar con cloro todas las superficies y equipos usados para la preparación de alimentos, mantener las uñas recortadas y limpias, así como contar con depósitos específicos de basura. Algo que no debe de olvidarse es evitar estar períodos largos bajo el sol, hidratarse constantemente y utilizar protector solar, para evitar quemaduras o en casos muy extremos un cáncer en la piel.