Entre más pequeño detectemos el tumor, hablando del cáncer de mama, más posibilidades tiene de curación, menos mutilante es el procedimiento y los tratamientos oncológicos son menos agresivos con efectos secundarios menores, así lo dio a conocer el doctor Miguel Salazar, cirujano oncólogo del Hospital de Especialidades “San José”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.

Cuando una paciente llega en un estadío avanzado de la enfermedad, denominada enfermedad loco-regionalmente avanzada -quiere decir que no tiene metástasis, pero presenta ganglios axilares grandes-, en este caso el tratamiento generalmente incluye quimioterapia, cirugía y más quimioterapia.

Aquí recae la parte más importante, aseguró Miguel Salazar, quien explicó que se debe elegir qué tipo de cirugía se le puede ofrecer a la paciente, desde una conservadora, que preserva la glándula mamaria lo más parecido a la otra, hasta, en el otro extremo, podría ser mutilante, por pérdida de la glándula mamaria por completo. 

La consideración anterior, dijo, debido a que entre más tejido mamario pierda la paciente, el trauma psicológico es mucho mayor, ya que la glándula mamaria es algo estético en la mujer, es algo bello para ellas, independiente de la consideración de la pareja o de la sociedad, aseguro el galeno. 

Perder un pecho, conlleva trastornos emocionales muy grandes, que no sólo tiene repercusiones en ellas sino en su núcleo familiar, hablamos del esposo y de los hijos. El cáncer de mama puede llegar a disgregar familias por el trauma psicológico que genera.

Afortunadamente, en la actualidad, entre más pequeño es un tumor que diagnosticamos, el tratamiento es menos agresivo y menos traumatizante para la paciente. En el caso de llegar a la cirugía radical en el IMSS realizamos la reconstrucción de mama, lo cual ayuda emocionalmente a la paciente a estar mejor. 

“No importa la edad de la paciente, joven, mediana edad o grande, les gusta su glándula mamaria, entonces para el Instituto Mexicano del Seguro Social no importa la edad de la paciente para reconstruir su mama, nos importa realmente los estragos psicológicos que hay implícitos”, enfatizó el cirujano oncólogo del IMSS en Puebla.

Este último procedimiento consiste en realizar la mastectomía, insertar un expansor que se va insuflando para estirar el tejido cutáneo con solución estéril cada tercer día, hasta llegar al volumen correcto; se quita el expansor y se pone una prótesis de las características más idóneas para dejar ambas mamas lo más simétricas posibles.

“Automáticamente la paciente al verse reconstruida, al ver la forma del seno, el tejido mamario, automáticamente el autoestima de la paciente vuelve a subir bastante y puede reintegrarse a su vida social y familiar que es lo más importante”, aseguró Miguel Salazar.

El oncólogo del Hospital de Especialidades “San José”, subrayó que existen contraindicaciones para reconstruir la mama cuando son tumores con pronósticos adversos, donde la probabilidad de recurrencia es muy alta, en este caso no se debe reconstruir la mama porque no vamos a poder detectar esa recurrencia.

“No todas las pacientes son candidatas a mastectomía ni todas las pacientes con mastectomía son candidatas a reconstrucción, tenemos que seleccionar muy bien a las pacientes con las que vamos a tener éxito y no ocultar la enfermedad, porque al ponerle una prótesis en la región de la mama que pudiera tener un nuevo crecimiento tumoral no lo detectaríamos”, señaló el especialista. 

El apoyo psicológico se debe dar desde el momento en que diagnosticamos el tumor maligno, porque el simple hecho de hablar de cáncer a una paciente es  muy traumático, entonces desde ahí se debe brindar el apoyo psicológico-psiquiátrico, es decir, de un profesional que le acompañe y le ayude en el proceso de aceptar y cursar esta enfermedad.

Debemos recordar que el cáncer de mama  se está presentando entre los 45 a 55 años, que es una edad de la mujer relativamente joven, donde todavía es productiva tanto económicamente como sexualmente, entonces el estar sin una glándula mamaria es muy traumático. 

El especialista aconsejó: primero, la autoexploración de mama, revisarse para detectar en etapas tempranas el cáncer. Segundo, acudir con el médico especialista para confirmar y utilizar el tratamiento más adecuado para combatir la enfermedad y finalmente si es el caso, ver la forma de reconstruir la glándula mamaria perdida.