Un joven de 17 años de edad murió en el Hospital General de Izúcar de Matamoros, tras recibir un golpe en el estomago al caerse de un toro que estaba montando en una fiesta de jaripeo.

El agente del Ministerio Público adscrito al Distrito de Matamoros, tomó conocimiento de la muerte de Adrián Jiménez Rivera, quien tenía 18 años de edad, dando inicio al expediente Predenuncia-56/2015/IZUCAR.

El parte médico indica que Jiménez Rivera ingresó inconciente, trasladado por una ambulancia del 066, con el reporte de que al estar montando un toro en un jaripeo se dio un golpe en el estomago que lo hizo perder el sentido, por lo que fue trasladado al nosocomio.

El cuerpo del infortunado menor fue trasladado al anfiteatro del Panteón Municipal donde el médico legista se hizo cargo de la práctica de la necropsia, reportando que falleció como consecuencia de shock hipovolémico secundario por traumatismo cerrado toraco abdominal viseral, producido por contusión.

Al término de las primeras investigaciones el cuerpo del menor fue entregado a sus familiares para las diligencias del sepelio.