A un mes de su arranque, las inconformidades por la puesta en marcha de la línea dos de RUTA continúan. La falta de transporte en algunas colonias, la necesidad de tener que tomar más camiones para llegar al mismo destino y la saturación de la troncal son parte de las quejas que se han reportado desde el arranque de la línea 2 de RUTA, que recorre de sur a norte la ciudad por la avenida 11 sur.
En este primer mes de operaciones, los usuarios también han denunciado la falta de sanitarios en todo el derrotero, la lentitud con la que pasan las alimentadoras, las faltas de respeto a las mujeres y el robo de carteras a causa de lo apretados que viajan los poblanos en la RUTA
Estas incomodidades se incrementan en las llamadas horas pico, tanto de 7 a 9 de la mañana como de 7 a 10 de la noche, aunado a que en algunos puntos, como en Torrecillas, las alimentadoras —que deberían dar servicio hasta la media noche— dejan de pasar desde una hora antes.

Los dos meses
gratis, un engaño
Los habitantes de la zona sur de la ciudad lamentaron que el gobierno poblano los engañe con los dos meses gratis del servicio, porque una vez que culminen —el 7 de junio— tendrán que desembolsar importantes recursos, en algunos casos hasta el triple de lo que destinaban para transporte. 
El señor Armando Gutiérrez sentenció: “¿Para qué nos engañan, si nos van a fregar, va a ser más caro que el camión de antes?”. Reveló que de la terminal a la central de abastos tiene que pagar dos pasajes más.
“Te dejan en la diagonal y agarras otro para la central de abastos, media hora, hasta tres cuartos de hora esperar para que te lleven, lo cual el San Ramón sí pasaba y de volada”.
—¿Ha mejorado en un mes?
—No, es lo mismo, es lo mismo, yo que soy usuario del diario, es lo mismo, no ha mejorado. Por ejemplo, aquí se llena, viene la abastecedora y se llena, al llenarse pasas a la siguiente estación donde también hay gente esperando, pero como ya va llenó no los levanta. Y va la otra y no levanta. Lo que deben hacer es que si aquí ya salió lleno, que más adelante pongan una vacía, porque hay alimentadoras en todo el trayecto. ¿Y qué hace toda esa gente, porque viene de muchas partes, qué va a pasar con toda esa gente? Es mucha.

Parque vehicular
actual, insuficiente 
“El servicio del metrobús sigue pésimo, porque aunque las unidades están buenas, el problema es que faltan camiones y aquí en la terminal la gente se amontona”, aseguró Armando Gutiérrez, otro de los entrevistados por Intolerancia Diario.
“Todo se llena, y los camiones pasan a las siguientes terminales llenísimos, entonces mucha gente se queda. Además, las alimentadoras todas te traen a la 11 sur y los camiones no se dan abasto.
”Faltan unidades. Si hubiera más unidades, yo creo que sería lo más conveniente, porque las horas pico hay un amontonadero terrible, gritadero, porque aplastan; entonces yo creo que si el famosísimo gobierno quitó a los ramoneros, yo creo que debías meter mejores cosas”, sentenció.
Agregó que las horas más complicadas son en la mañana y al medio día, momentos en que mucha gente queda varada. “Muchos opinamos que estaba mejor el ramonero”.

Niños, los más accidentados
al interior de RUTA
Por su parte, Rosa García lamentó que muchos conductores no esperen a que la gente suba. “Llevamos niños y se nos avientan”; además, recordó que al interior de RUTA han sucedido accidentes. “Y eso no lo han pasado en la radio”.
Incluso, reveló que hay niños que se sueltan y tienen que buscarlos, además no cierra bien la puerta a veces, por eso dijo que deberían estar supervisando para dar un mejor servicio.
En la entrevista, comentó el caso de un menor de cinco años que tuvo un percance con la unidad articulada 201 el pasado 28 de abril, alrededor de las 10 de la noche, cuando al abrir la puerta quedó atrapado su brazo. 
La madre de familia también lamentó preocupada: “Que nos pongan una tarifa como debe de ser, yo que voy a tener que pagar seis transportes de ida, son 12 transportes diarios y a mí sí me va a afectar en la economía, pero no tenemos otra solución, porque no hay otro transporte por aquí, es el único”.

Incertidumbre
y mal servicio
En la terminal Margaritas, las hermanas Gudelia y Micaela Pani Tecuapetla aseguraron que al medio día hay muchísima gente y van como sardina, pero se acomoda la gente, pero también dijeron que cuando empiecen a cobrar están dispuestas a pagar, porque no toman alimentadoras y las lleva directo a su trabajo.
Afirmaron que en la 11 sur es el único transporte que tienen, “no hay otro”, por eso preguntan qué harán cuándo vayan al mercado Hidalgo. “No sabemos si haya otro camión que nos lleve, porque éste nada más llega a la iglesia de El Rayito y luego no sé si hay otro camión que nos transborde al mercado Hidalgo”.
Otro de los usuarios de la línea dos de RUTA aseguró que un mes después de la puesta en marcha del metrobús, el servicio está más o menos, aunque “la mayor deficiencia es que los camiones van muy llenos y en las estaciones de adelante, la gente ya no entra”.

Personal de RUTA
no se coordina
Asimismo, Gregorio López Montalvo reconoció que el servicio ha mejorado, pero falta coordinación.
Dijo que la mayor deficiencia que percibe es que el personal no da las indicaciones adecuadas y las alimentadoras tardan bastante, incluso, mencionó que hay robo adentro de las unidades de RUTA.
“Ese es el problema, el personal que está hace caso omiso, nada más se ponen al tú por tú con uno y ese es el problema”.
En las horas en que hay poca gente, reveló María Eugenia, no hay problema, pero lo complicado se presenta por las mañanas, cuando va muy lleno, sobre todo para las personas adultas, porque les cuesta más trabajo subir y bajar.
Además, mencionó que al salir de su casa, tienen problemas con las alimentadoras. 
“Nos gustaría que entrara en nuestra colonia Valle del Paraíso, está a un lado de Santa Clara, nada más llegan a donde checaban antes los San Miguel, nos gustaría que entrara a la calle principal”, refirió.