La página web Radar Online asegura que el exatleta olímpico Bruce Jenner, padrastro de las Kardashian, ya se sometió a la cirugía definitiva de reasignación de sexo.
De acuerdo con la información de ese portal, Jenner ya es considerado legalmente como mujer.


La cirugía tuvo lugar "hace tres semanas. El procedimiento involucró la remodelación de sus genitales masculinos en los de una mujer. Estaba muy contento con los resultados pero no tenía idea de lo agotadora que sería la recuperación", detalló una fuente cercana.


Según indicó la misma persona, la cirugía duró más de ocho horas e inmediatamente después Bruce pensó que tenía una infección en las vías urinarias, pero era sólo el dolor por la intervención.


"Bruce es oficialmente y, para todos los efectos legales, considerado una mujer. Sus hijos nunca lo habían visto tan feliz", añadió.


Hasta ahora el exatleta no ha confirmado tal noticia, pero según dio a conocer él mismo, estaba dispuesto a realizar por completo su transformación en mujer, pues fue algo en lo que pensó durante décadas.

Lo excluye


El padre de las Kardashian atraviesa el cambio más importante de su vida de un modo agridulce. Si bien ha conseguido convertirse en mujer, su hija pequeña le está marginando y eso le tiene muy preocupado.
A los 65 años, Bruce Jenner decidió gritarle al mundo que se sentía mujer e inició una dura andadura de psicólogos, hormonas y operaciones que le ha llevado a la realización personal. Su familia le apoya al 100% o, por lo menos, la mayoría de ellos.

 


Si bien Kendall, Khloe y Kim han manifestado su admiración, respeto y cariño hacia su padre, Kylie parece que no lleva demasiado bien el cambio radical. En una reciente entrevista, Bruce confesó: “Me preocupa mucho mi hija pequeña, tiene 17 años y no puedo dejar que se aleje de mí a nivel emocional, simplemente no puedo.”


Además, el exatleta olímpico también confesó muy apenado que: “Ella me está excluyendo, esa es la palabra, últimamente me excluye.”. Kylie, por su parte, se niega a hacer ningún comentario público respecto a la transformación de papá.


De hecho, se lamentó con la prensa diciendo que: “Mis hermanas siempre quieren que hable de ello pero ahora no quiero hacerlo.” Por si esta negativa fuera poco, algunos medios han publicado que la adolescente se avergüenza mucho de los senos que se ha implantado Bruce.


Es el eterno debate, ¿Kylie actúa con normalidad para una cría de 17 años o debería tener la mente más abierta y madura? Por el momento es normal que le cueste adaptarse a la nueva situación pero si ella decidiera alejar a su padre de su vida, yo creo que de mayor se arrepentiría.
Bruce lleva mucha carga encima y lo último que necesita es tener que ganarse de nuevo a sus hijas cuando, a pesar de los cambios físicos, por dentro es la misma persona que las ha cuidado toda la vida y que les ha inculcado valores que ahora deberían poner en práctica, ¿no creéis? ¿Es normal la preocupación de Bruce? ¿Y la actitud de Kylie?