En la Plazuela de la Danza, del cerro de San Miguel, Netotiloyan, se llevó a cabo el ritual de siembra del mástil o palo de los voladores, el cual tiene una altura cercana a los 25 metros en comparación con el anterior, que era de 19 metros.

Arturo Díaz, capitán de la cuadrilla Los Caballeros Águila, en su mensaje explicó que el ritual de la danza de los voladores, en su principal significado, habla de la vida y fertilidad; además, añadió que es una de las expresiones culturales más representativas de los mexicanos.

“Esta danza de origen prehispánico se ha conservado por más de 2 mil años. El elemento principal de la danza es el árbol, ya que es un elemento vivo que crea una conexión entre el cielo y la tierra”, refirió.

Durante la ceremonia se acompañó con música que el caporal tocó con su flauta y tamborcillo, esto se debe a que primero se le pide perdón al dios del bosque por tomar la vida de sus criaturas para realizar sus ceremonias. 

Ya en la plazuela se limpia el tronco, se colocan sus escaleras y se cava el hoyo para iniciar el ritual, que consiste en meter todos los ingredientes del mole poblano, aguardiente, veladoras encendidas, agua bendita y un guajolote vivo al que se le deja caer el palo para que su espíritu guie a los voladores y no perezcan en su danza. Todo lo anterior es parte de las creencias de los voladores para su ofrenda a los astros y al sol.

Con este ritual ya se viven los festejos del 50 aniversario del Atlixcayotl, mismo que se llevará a cabo este 27 de septiembre de 2015.

El reemplazo

Cabe recordar que el anterior mástil fue derribado por las rachas de viento y lluvias que se registraron en el municipio el pasado mes de mayo de este año.