La cúpula priista se reunirá este miércoles en sesión extraordinaria para aprobar el método de selección de su nueva dirigencia nacional.
Una vez que apruebe la convocatoria y su método de selección el jueves la Comisión Nacional de Procesos Internos emitirá la convocatoria y las reglas respectivas.
El proceso de elección interna priista está listo después de que se pospuso para este mes de agosto. La dirigencia debe renovarse el próximo septiembre, por lo que el secretario técnico del Consejo Político Nacional declaró a medios de comunicación que la dirigencia de César Camacho e Ivonne Ortega ha finalizado, y que únicamente esperaron a que finalizaran las elecciones federales, para iniciar con el proceso de renovación.
De acuerdo a los estatutos del PRI, deberá cumplirse los tiempos y los mecanismos legales para la designación de su nueva dirigencia nacional.
En primer lugar se rendirán una serie de informes.
En el punto 3 de la orden del día de la sesión extraordinaria se determinará el método para la elección estatutaria de Presidente y Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional de Procesos internos expida la convocatoria correspondiente.
El punto cuatro contempla la aprobación de los gastos de proselitismo en el proceso de elección estatutaria de presidente y secretario general para el período 2015-2019.
La reunión del Consejo Político Nacional programada para el miércoles cierra prácticamente el ciclo de César Camacho y de Ivonne Ortega, al frente de ese partido político.
Aunque aún no se ha dado a conocer el método de selección de la dirigencia nacional del tricolor se pueden optar por varias opciones que son: elección directa por la base militante, asamblea de consejeros políticos o asamblea nacional.
Si bien es cierto que en los corrillos políticos se especula la llegada de Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia nacional, a quien también ya miden en encuestas para la presidencia de la república en el 2018 también se ha con los nombres de Alfonso Navarrete, secretario del Trabajo y el secretario de Sagarpa, Enrique Martínez.
Pero en los términos de las reglas no escritas del “partido en el poder” sigue siendo el presidente de la República el que asigna informalmente a funcionarios para dirigir este partido político siguiendo las viejas prácticas priistas.
La renovación de la dirigencia del PRI más bien parece un capítulo ya anunciado donde las bases del tricolor se han mantenido distantes de la discusión pública sobre la renovación en su partido a nivel nacional.

En contraste, aunque en el PAN, la corriente oficial favorecía al diputado Ricardo Anaya, la aparición del senador Javier Corral ha permitido una competencia entres visiones antagónicas del panismo.
En el PAN hay una disputa interna real entre los grupos de la cúpula panista y de los gobernadores en contra de sectores de la militancia del blanquiazul que intentan recuperar su partido, en el PRI no hay ninguna competencia para la selección de su dirigente nacional.
Por lo que la elección del método para seleccionar a su nuevo dirigente nacional carece de la intensidad de la disputa interna y democrática.