La anarquía comercial prevalece en la colonia San Manuel, sobre todo de lunes a sábado, días en que asisten miles de estudiantes a la zona de Ciudad Universitaria.
Los comerciantes informales son incontables, y cada vez ocupan más espacios de calles, banquetas y hasta entradas de algunas viviendas, lo que genera un congestionamiento social, vial y urbano.
Los vecinos de San Manuel se quejan de la inseguridad, de las calles inservibles y de los baches, pero también del parque vial que ahora mismo construyen las autoridades estatales sobre la 14 Sur.
Los vecinos también abonan para violentar la movilidad urbana, algunos de los colonos “apartan” la mayoría de los espacios públicos para estacionarse en la calle, sin que nadie les diga algo.
Y aunque los vecinos piden más y mejores servicios, la autoridad estatal está enfocada en avanzar con sus megaobras, que los vecinos de la colonia rechazan completamente, según se documentó en la nota “¿Usted ha visto algún ciclista aquí?”, publicada por Intolerancia Diario.
Los comerciantes ambulantes son el dolor de cabeza para los vecinos de la colonia San Manuel y para los vendedores establecidos que se ubican en esa zona universitaria, porque acusan que invaden calles, saturan de gente los camellones y, lo peor, no pagan impuestos.


El sol sale para todos

En un recorrido por la zona, Bertha Anzures Fernández reconoció el aumento en el número de los vendedores ambulantes, pero asegura que eso se debe a la situación económica deplorable que se vive en la actualidad.
Y es que reveló que hay gente que estudia y no se dedica a eso, pero se debe entender que “el sol sale para todos”. “Es lógico que los que están en un local rentado o propio también protestan, pero no hay otra forma”, excusó.
Dijo que el gobierno se queja del incremento del comercio informal, sin embargo, no debería hacerlo, porque no deja otra opción, por eso debe existir una convivencia sana, pero en igualdad de condiciones de ventas.
Reveló que la malicia y mafia existen, por eso aseguró que la colonia San Manuel ha decaído en términos de calidad de vida y conforme pasa el tiempo hay mucha inseguridad, “tanta que hasta los vecinos lo dicen”.
“Los asaltos ya parecen normales… es parte de nuestra realidad, es algo tan cotidiano, se meten hasta en las casas y lo hacen de día y de noche”, denunció.


“Nosotros pagamos renta”

Gabriel tiene un negocio de postres y pasteles en la avenida San Claudio y también se dice afectado por el comercio informal que ha invadido la zona universitaria de la ciudad.
“El detalle es que nosotros pagamos renta… además pagamos un espacio, y resulta que nuestros precios tienen que competir con los de ellos y por eso te dan en la torre, porque si das al mismo precio no alcanza para pagar servicios y los impuestos”, detalló.
Aclaró que la desventaja es que en la calle no pagan nada, “o si acaso pagan un permiso. “Uno lucha por estar en regla, hacemos el propósito y todo requiere gastos, pero enfrente de ti hay dos localitos y te afectan en tu economía”, denunció.


Que informales paguen impuestos

Otra vecina, Judith Rueda, reconoció que es evidente que hay mucho comercio informal, por eso aseguró que es importante que también paguen los impuestos. “De esa forma nos iría mejor, y que esos recursos alcancen para otras cosas”.
Dijo que las calles de la colonia San Manuel no están en buenas condiciones, por eso dijo que no le parece que en lugar de pavimentar las autoridades realicen obras de ornato. “Está muy bien para el turismo pero nuestro estado no es para poner eso, porque tenemos otras necesidades”.
Soslayó que además de ser molesto convivir con los ambulantes que invaden la avenida San Claudio, estos atraen la inseguridad en la colonia.


“La gente necesita emplearse”

Luis Escamilla, otro vecino de San Manuel, señaló que en su caso el comercio informal no le afecta y, contrario a eso, sabe que los ingresos que obtienen representan entradas familiares importantes para los ambulantes. “Si no trabajaran, cuántos ladrones tendríamos”.
Reconoció que en términos de la imagen urbana se ve feo, pero entiende que el estado está en crisis y la gente necesita emplearse, pero no lo hacen porque no tienen la educación para hacerlo.
María de la Luz es dueña de un negocio establecido de gorditas, quesadillas, jarochas y molotes, y sabe que los vendedores ambulantes le afectan, porque actualmente hay muchos vendedores en la calle. “Cada vez vienen menos muchachos a comer con nosotros”.
Pero además dijo que la competencia desleal es tremenda, porque en su local pagan renta, luz, agua e impuestos, “por eso luego ya no alcanza”. Reveló que desde el inicio de clases se llegaron a poner otros puestos afuera de su local, por eso pide que los quiten o que se regulen, debido a que les roban más del 10 por ciento de los clientes.

 

Perdida, colonia tradicional

San Manuel, una de las colonias más importantes de la capital poblana en los años ochenta, es hoy en día un nido de asaltantes, de comerciantes ambulantes y de malas obras que impulsa el gobierno del estado.
Los colonos claman atención, seguridad, agua potable, un sistema efectivo de movilidad urbana y reordenamiento comercial, para terminar con el mal aspecto y la basura que se genera.