La presidenta estatal del Partido de la Revolución Democrática, Socorro Quezada Tiempo dijo que será disciplinada de lo que decida el Comité Ejecutivo Nacional en torno a las alianzas para el 2016 e indicó que solo le queda esperar que en el Congreso Nacional a celebrarse del 27 al 29 de septiembre se pongan candados para llegar a acuerdos con determinadas fuerzas políticas.

Mientras el pasado sábado por la noche durante la sesión del Consejo Nacional del PRD, la dirigente cuestionó que el Comité Ejecutivo Nacional vaya a ser el que defina las alianzas y recordó el fracaso del pasado proceso electoral, además demandó que se aplicara el estatuto, en rueda de prensa indicó que acatará las decisiones que se tomen por ese órgano de gobierno.

Quezada Tiempo, criticó el pasado fin de semana la postura de su dirigencia nacional por arrebatarles las facultades para decidir sobre la política de alianzas en las entidades e incluso las calificó como decisiones “centralistas”.

Expresó que pese a los malos resultados en las pasadas elecciones federales su partido “no aprendió la lección” e incluso advirtió que de concretarse alguna alianza volverían a enfrentar un escenario similar.

En el encuentro con los medios locales modificó el discurso enérgico entorno a las alianzas electorales para los comicios locales de 2016 y pese a no estar de acuerdo se alineará de manera “institucional” a lo que dicte su Comité Ejecutivo Nacional (CEN). 

Recordó  que en el pasado Consejo Político fue superada por “una mayoría aplastante” en su intención por evitar que su partido de abriera a las coaliciones electorales por lo que admitió que se apegaría a esta decisión.

Cuestionada sobre el cambio de discurso, rechazó que se haya manifestado en contra de las alianzas y argumentó que la declaración realizada después del Consejo Político fue “malinterpretada” por los medios de comunicación.

Precisó “Nunca me he pronunciado a favor o en contra, siempre dije y señale que voy acatar lo que los órganos de dirección así lo determine y en el audio que les hice llegar así lo señale en el pleno del Consejo Nacional que podré estar en contra y que me iban a ganar con una mayoría avasalladora pero que me iba a disciplinar. No hay un cambio o giro de timón simplemente tengo que mostrar el rostro institucional”.

El de junio tras la derrota electoral manifestó que no permitiría le quitaran la facultad para decidir si buscaría una coalición y sentenció que quien quisiera una alianza tendrían que negociar directamente con la dirigencia local.

Quezada tiempo, en ese momento advirtió que de ser necesario recurriría a los tribunales para impedir que su dirigencia nacional pasara por encima de los Comités Ejecutivos Estatales (CEE).

Cuestiona sobre sus dichos en la sala de prensa del Congreso del Estado, insistió en que nunca habló de que impugnaría.

Barbosa sucumbe ante el PAN

En tanto, el coordinador estatal del Frente de Izquierdas Progresistas, Eric Cotoñeto Carmona, que impulsa la candidatura de Luis Miguel Barbosa para el 2018, indicó que se buscará una amplia alianza donde además de Acción Nacional se encuentren otros partidos políticos.

Al indicarle porqué señala al PAN en primer lugar, respondió que también se buscará que haya otros partidos en esta alianza electoral que garanticen el triunfo del senador.

Sin embargo se le insistió en porqué hablaba del PAN y no de otros partidos, e indicó que hay acuerdos desde el 2010 que tendrán que cumplirse para que el candidato sea Luis Miguel Barbosa Huerta.

El ex dirigente estatal del PRD anunció que después del 1 de septiembre, una vez que deje la presidencia del Senado de la República, Barbosa Huerta estará presente en Puebla inaugurando obras para posicionarse ante los poblanos.