La mayor parte de la ideología del PAN la perdimos desde el momento en que Rafael Moreno Valle llegó al partido, aseguró el consejero estatal, Hilario Gallegos Gómez, quien reveló que hasta el momento, el 80 por ciento de la ideología que les dio origen está olvidada.

No obstante, comentó que desde el momento que se permite la entrada de manera masiva a personas provenientes de otros partidos políticos y con prácticas anti-democráticas, el PAN perdió su ideología.

Dijo que en la actualidad el PAN conserva el 20 por ciento de su ideología original, lo que refleja que está muy por debajo de los parámetros que se fijó desde su creación, porque en el presente sexenio se atropellan y violentan sus estatutos.

La defensa del bien común que se planteó el PAN, dijo Gallegos Gómez, ya no existe, aunque es vigente para unos cuantos, que atienden en las oficinas gubernamentales y son cercanos a Rafael Moreno Valle, “pero la ideología es un sello fundamental de los partidos políticos y la vamos a seguir defendiendo”.

“El 2016 puede ser el peor año para el PAN”

El escenario para las elecciones del 2016, dijo el consejero estatal del PAN, se vislumbra alarmante, porque de mantener la política morenovallista como bandera vislumbran el riesgo de caer a la tercera o cuarta posición nacional y estatal, porque en el actual sexenio se ofreció mucho y se hace muy poco.

Por eso, comentó, si gana el neo-panismo, el partido está orillado a caer a la tercera o cuarta posición.

Hilario Gallegos señaló que en las votaciones de este domingo fue evidente ver servidores públicos trabajando a favor del proyecto del gobernador y operando para Ricardo Anaya.

De esa forma, reveló, los panistas están predestinados a la dependencia con el actual gobierno represor, por eso dijo que es tiempo de recuperar la ideología de Manuel “Maquio” Clouthier, “que sólo está derrotado aquel que ha dejado de luchar, por eso nosotros seguiremos luchando”.

La clave del presente y del futuro, dijo Hilario Gallegos Gómez, es la unidad de los panistas tradiciones.

Además, dijo que preocupa que los panistas hayan perdido toda la credibilidad entre los ciudadanos, “todavía no observan esas trilladas acciones que supuestamente buscan transformar Puebla”.

El estado de Puebla, dijo, es una historia de presos políticos, de quienes pasan horas enteras por verificar sus automóviles, por los que ahora pagan doble por el servicio del agua y por los presos políticos que levantaron la voz, “esa es la transformación, por eso el PAN perdió la confianza de los ciudadanos”.

El gran problema, agregó, es que están perdiendo la posibilidad de permanecer como la segunda fuerza política, “porque pueden ser desplazados al tercero o cuarto lugar, en los ámbitos nacional y estatal”.

Lucrar con el hambre de la gente

Justo el día de las votaciones para nombrar al nuevo presidente nacional del PAN, Hilario Gallegos lamentó que el gobierno actual ocupa el hambre de la gente para construir el proyecto de Rafael Moreno Valle, hacia la presidencia.

Eso es alarmante, puntualizó, porque son evidentes las necesidades que hay en todo el estado, por eso, reconoció que aunque es una estrategia que funciona porque ya la utilizan todos los partidos, que recurren a la estrategia de la pobreza, “hoy es el sello de Moreno Valle”.

Y concluyó que esa forma de hacer política, desgraciadamente, va en contra de los principios del PAN; por eso, dijo que la lucha es recuperar al partido para ser la oposición que han sido siempre, antes de la llegada de Moreno Valle y coadyuvar en la construcción de un nuevo país y un nuevo Puebla.

El apunte

“Ya es permanente ver en los procesos electorales a supuestos militantes del PAN hablar de despensas, hablar de dádivas que les dieron por ir a votar, y eso lo está operando a la luz del día el aparato gubernamental”, acusa Hilario Gallegos.