Gran controversia ha causado el nuevo impuesto que aplicará el gobierno de Puebla a los ciudadanos que pretenden comercializar sus automóviles, con la expedición de un documento que garantiza que el auto no es robado.

German Molina Carrillo, director del Instituto de Ciencias Jurídicas, calificó como un nuevo azote a la economía de los poblanos la medida que ya aplica sin previo aviso el gobierno estatal.

Sin embargo, este impuesto estaba pensado aplicarse desde 2014, al incluirse desde entonces en la Ley General de Ingresos del Gobierno del Estado de Puebla de ese año y en al actual. Pero no se había hecho hasta el anuncio de la semana pasada de la Procuraduría General de Justicia (PGJ).

Y es que anteriormente esta revisión a cargo de elementos de la Policía Ministerial era totalmente gratuita, aunque en la realidad la mayoría de los agentes llegaba a cobrar. Según la oficina de prensa de la dependencia estatal, el frenar la corrupción entre los agentes es uno de los motivos para la aplicación del impuesto a los automovilistas que pretendan vender su vehículo.

Con el nuevo impuesto, que ya se aplica en Puebla para la compra-venta de automóviles, el gobierno del estado recaudará varios millones de pesos, cifra sin calcular. Aunque no hay datos oficiales de la compra-venta de unidades entre particulares, se calcula que miles de personas hacen transacciones cada mes.

Por lo tanto, ahora en Puebla, quien pretenda vender su automóvil forzosamente tendrá que acudir a un único centro de revisión, donde se expedirá un documento tras la revisión y el pago de 210 pesos.

El azote

Para Germán Molina Carrillo, director del Instituto de Ciencias Jurídicas, la medida debería de ser gratuita, y lo califica como otro “azote” más a la economía de los poblanos. En un artículo escrito por el académico y especialista en temas de derechos humanos, expresa todas las dudas que ha generado esta medida de la PGJ.

Señala que el documento que se expedirá para todos los autos por un centro de verificación vehicular ubicado en Puebla capital obliga a los ciudadanos de los 216 municipios a venir hasta este lugar para llevar a cabo el trámite correspondiente. Por lo tato, señala que el costo del documento que será de 210 pesos se le debe sumar los gastos que originen en los vendedores, el trasladarse y esperar que el documento les sea entregado.

“Cabe hacerse varias preguntas: ¿Realmente en Puebla es necesario indispensable llevar a cabo este procedimiento para poder vender una unidad sin problemas? ¿Cuáles son las cifras o indicadores que tomó en cuenta la Procuraduría General de justicia para tomar dicha decisión?

”Si el gobierno del estado con motivo de los recortes presupuestarios, ha habido más de 10 mil despidos de burócratas, ¿cuántas plazas y nuevas contrataciones de peritos, se autorizan para atender a este centro?, ¿a dónde se destinarán los ingresos que se obtendrán por el cobro de la constancia?”.

Asimismo, cuestiona que si no sería mejor contestar más agentes ministeriales y peritos para tener el alto número de averiguaciones previas, “que duermen el sueño de los justos en las oficinas de la Procuraduría”.

Aunque reconoce que la revisión de las unidades puede dar tranquilidad al comprador de un vehículo, tampoco está exento de que existan errores, o bien, información que se concentre una base de datos y después se utilice para otros fines.

Por lo tanto, señala que quedan varias preguntas e interrogantes, sobre todo por el estado de indefensión de los ciudadanos, al tener que pagar este tipo de servicios que deberían ser gratuitos.

“Considerando que si pagamos nuestros impuestos tenemos el derecho de que se nos proporcione la información por parte de las autoridades y se respete nuestra garantía a la seguridad pública que tienen a su cargo en las dependencias como la Procuraduría General de justicia del Estado, cuyos servicios de acuerdo a la Constitución General de la República deben ser gratuitos”, expresó.

“Finalmente, me pregunto ¿qué opinión le merece a los diputados esta medida? ¿No se supone que representan nuestros intereses que para ello los elegimos? Pues su silencio, hasta el momento, vale más que mil palabras. No nos extrañe que después el Estado nos cobre también por otros servicios que deben de ser gratuitos”, terminó Germán Molina.

¿Cómo era antes?

Antes de implementarse la nueva medida, por años la PGJ implementó medidas para evitar la venta de automóviles robados, con la revisión de los vehículos. La diferencia es que se hacía gratuitamente tanto en las instalaciones de la dependencia ubicada en la 31 Oriente y bulevar 5 de Mayo, así como en unidades móviles.

Dichas unidades eran enviadas a las zonas de mayor proliferación de venta de autos como los tianguis, por ejemplo, La Ciénega y Villa Verde. En estos lugares, sobre todo los fines de semana, se realizan cientos de transacciones entre particulares, con los vehículos a vender a la vista, la gran mayoría revisados por los agentes ministeriales.

¿Cómo será ahora?

Desde la semana pasada, la PGJ informó que a través del Centro de Identificación Vehicular se va a garantizar a la ciudadanía la lícita compra-venta de vehículos usados a través de una minuciosa inspección física y documental de la unidad, por parte de peritos calificados.

Ahora el Centro de Identificación Vehicular otorgará al usuario una Constancia de Identificación Vehicular, la cual da certeza legal respecto de la situación que guarda un vehículo, descartando que cuente con reporte de robo o esté relacionado con algún ilícito.

El Centro de Identificación Vehicular está ubicado en calle Emiliano Zapata km 2.5, colonia Lomas de San Miguel (frente al Ceresog).

El horario de atención es de lunes a viernes de 9:00 a 18:00 horas, y sábados de 9:00 a 15:00 horas. El tiempo que dura el trámite es de aproximadamente 40 minutos.

Pasos a seguir

1.    Ingresar al portal de recaudación en línea (portalsfa.sfapuebla.gob.mx/srl), imprimir la referencia bancaria para pago en ventanilla (CIS, bancos participantes o Secretaría de Finanzas) o realizar el pago en línea. El costo es de $210.
2.    Entregar en el Centro de Identificación Vehicular la documentación completa (en original y copia): Identificación oficial, comprobante de pago, comprobante domiciliario, factura original o título de propiedad (vehículos extranjeros), pedimento de importación (para vehículos extranjeros), tarjeta de circulación, recibo de pago de tenencia y/o recibo de pago de control vehicular, en caso de ser servicio público (microbús, autobús, etc.) o servicio mercantil (taxi) deberá presentar título y tarjetón de concesión o en su caso título y tarjetón de permiso.
3.    Ingresar vehículo a la zona de inspección.
4.    Recibir Constancia de Identificación Vehicular. Este documento se otorgará una vez que se tenga la seguridad de que la unidad se encuentra en el marco de la legalidad.

Citas

“Cabe hacerse varias preguntas: ¿Realmente en Puebla es necesario indispensable llevar a cabo este procedimiento para poder vender una unidad sin problemas? ¿Cuáles son las cifras o indicadores que tomó en cuenta la Procuraduría General de justicia para tomar dicha decisión?”

“Si el gobierno del estado con motivo de los recortes presupuestarios, ha habido más de 10 mil despidos de burócratas, ¿cuántas plazas y nuevas contrataciones de peritos, se autorizan para atender a este centro?, ¿a dónde se destinarán los ingresos que se obtendrán por el cobro de la constancia?”

“Aunque se ha dicho que existe la opción de que el vendedor decida si se somete o no el procedimiento para obtener la constancia, resulta evidente que la mayoría de los compradores le pedirán se los presente para llevar a cabo la compraventa a fin de evitarse problemas posteriores.”