La elección interna panista se volvió una exhibición de la cultura del acarreo. En el pasado quedaron los domingos de votación panista en que los panistas de “abolengo” acudían a las urnas en el barrio de Santiago y decidían las elecciones.

Los panistas de la clase media alta que en la ciudad de Puebla después de misa iban a votar quedaron como mera referencia del pasado frente a la eficiencia del voto masificado. Este domingo, con un nuevo padrón de militantes, los neo-panistas, eufemismo para hablar del denunciado panismo corporativo, aplastaron a la disidencia del PAN, ocupando el acarreo, recordándoles como en antaño, el axioma de que quien controla el padrón gana las elecciones.

Fue una disputa desigual entre los añorantes de los valores de Manuel Gómez Morín, pero también de añorantes del conservadurismo y los panistas del pragmatismo que anularon a la añeja militancia casi 6 a 1.

Con la nostalgia de las familias que se conocían y del militante del que los panistas podían memorizar su nombre completo se pasó al panismo que para uniformarse de panista se colocaba una playera blanca con el escudo azul del PAN y la leyenda “Enlace Ciudadano”, y es transportado al centro de votación en grupos.

El mimetismo ideológico de los nuevos militantes importó poco. Tampoco les importó ya a los panistas ruborizarse con el acarreo. La ideología del PAN pasó a segundo o tercer plano con los militantes que se estrenaron votando en esta elección y se modernizó experimentando el poder de las masas despolitizadas seguidoras del designio de la “línea”. Su principal aportación al proceso puede leerse como el fin del panismo de sectores medios,

En Puebla la “rebelión de las bases” se volvió el festival del acarreo y llegó a su fin. La maquinaria de Ricardo Anaya, respaldada por Gustavo Madero y Rafael Moreno Valle, logró un holgado triunfo.

Desde las primeras horas del arranque de la jornada electoral de este domingo se percibió el acarreo en los centros de votación panista a donde en camiones llevaban a los panistas.

Se denunció que los votos a favor de Ricardo Anaya se pagaban en 200 pesos. A un costado de la Iglesia de Santiago se ubicaron los autobuses de transporte en los que se “movilizó” a los simpatizantes panistas de Ricardo Anaya.

Desde las redes sociales se denunciaron las prácticas del acarreo a favor de Ricardo Anaya.

Quien sentenció en menos de 140 caracteres el sentido de la elección fue el periodista, Julio Hernández de La Jornada: “Todo ha sido preparado para que de la mano de Gustavo Madero y de @RafaGobernador hoy quede @RicardoAnayaC como presidente”.

Debido a las irregularidades de la elección el equipo de Javier Corral preparaba impugnaciones en Veracruz, Puebla, Nuevo León, Querétaro y Jalisco, sin embargo, ya por la noche, el senador panista, quien habría obtenido hasta un 20% de los votos frente a estimaciones de un 80% a favor de Ricardo Anaya, había aceptado su revés no sin resaltar la falta de equidad de la contienda y el comportamiento de tipo priista del equipo de Ricardo Anaya.

A diferencia del panismo de cepa y de clase media alta que acudía al parque del Carmen en el barrio de Santiago para emitir su voto, ahora la gente más humilde acudió a depositar un voto. Pero la diferencia de clases también representó una diferencia en la elección blanquiazul. Se pasó de la monotonía de la clase media conservadora al mecanicismo de los nuevos militantes panistas que acudían a las urnas.

Por primera ocasión, los panistas resultado de lo que el regidor Juan Carlos Espina, denominó “afiliación masiva” o “corporativa” y los resultados exhibieron la conformación del nuevo padrón panista.

**

Los electores del PAN arribaban en camiones primero hasta el jardín del Carmen y calles aledañas de donde descendían para emitir su voto.

Sucedía el mismo fenómeno del acarreo en las casillas ubicadas en el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec (CENHCH).

Para identificarse los militantes panistas que llegaban en estos transportes a votar antes de acudir a la urna se vestían una playera blanca con el logotipo azul del partido Acción Nacional.

Los panistas arriban a los centros de votación en vehículos de la ruta 10, la ruta 25, los rápidos de San Antonio, en la ruta azteca, y hasta en los galgos del Sur, ruta que fue reemplazada por la línea 2 del metrobús.

**

Al darse a conocer los resultados del proceso interno, que arrojan resultados claramente favorables para Ricardo Anaya, el candidato opositor, Javier Corral, afirmó que el triunfo de Anaya está marcado por “la inequidad, la simulación y la corrupción. Porque se aprovecharon incluso de recursos púbicos”.

Corral denunció desde el inicio de la campaña la cargada oficialista de los gobernadores del PAN a favor de Ricardo Anaya y que la elección se iba a dar con un “padrón inflado” en el que hay militantes de otros partidos políticos en el padrón.

Javier Corral en frases

“No le levantaré la mano a Anaya, claro que no, no confiamos en él ni en ese equipo. Los resultados favorecen a Anaya, pero su triunfo está trazado por la simulación, la corrupción la inequidad y un padrón inflado.”

“Fue una batalla contra la cargada, contra la maquinaria oficial. Vimos la maquinaria en toda su magnitud, nunca pensamos que nos enfrentaríamos a prácticas priistas.”

La promesa

Tras darse a conocer los resultados de la contienda interna que lo colocan como el virtual líder nacional del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya llamó a la reconciliación y extendió la mano a su contrincante Javier Corral.

“En el año 2018 vamos a ganar para las mexicanas y mexicanos la presidencia de la República”, dijo un eufórico Ricardo Anaya. Además, anunció que la conformación de órganos autónomos e independientes para investigar con objetividad y sancionar con enorme severidad a quienes cometan un acto de corrupción, “nosotros no vamos a tolerar un solo acto de corrupción, lo vamos a combatir, lo vamos a denunciar”.