Este martes 18 de agosto se celebró a Nuestra Señora del Rayo, y los vecinos acuden, como cada año, para cantarle “Las mañanitas” y homenajear a la madre de Dios.

Sin embargo, la celebración del presente 2015 se vio empañada por la puesta en marcha del sistema de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), porque los vecinos aseguran que ese transporte redujo la presencia de fieles hasta en un 75 por ciento.

Las obras del metrobús, dijo Rafael Torres, le han pegado seriamente a la tradición, a grado tal que del total de personas que recibían anualmente ahora dejaron de venir cerca del 75 por ciento. “Las visitas han bajado en un 75 por ciento, obvio, porque sí nos afectó, es mucho, pero aún así la gente que es devota de la Virgen del Rayo asiste de manera permanente”, aseguró.

Tradición de Guadalajara

En un recorrido por la fiesta de Nuestra Señora del Rayo, en la iglesia del Rayito, como se le conoce comúnmente, Rafael Torres, integrante del coro de la iglesia, reveló que detrás de la virgen hay una historia muy grande y milagrosa.

La tradición viene desde Guadalajara, recordó, pero su culto en la ciudad de Puebla se debe al padre Juan Ramírez García, quien en 1932 trajo al templo de San Cristóbal un cuadro de la imagen, colocándolo en la entrada.

En la iglesia que se ubica en la 42 Poniente, entre Diagonal Defensores de la República y 7 Norte, tienen más de 52 años de adorar la imagen de la Virgen del Rayo. “Es una tradición como buenos cristianos católicos, que crece y se mantiene”, dijo Amalia Herrera, una de las auxiliares de la parroquia.

Destacó que son muchos puntos y factores importantes de la iglesia del Rayo, pero sobre todo destaca que es la madre de Dios, por eso la veneración es permanente para los vecinos e incluso para muchos poblanos de la ciudad y del interior del estado.

En el festejo, las monjas revelaron que realizan labor comunitaria en la parroquia, hay procesiones, misas comunitarias, casamientos, primeras comuniones, tómbola, antojitos y todo tipo de juegos. Saben que la fiesta patronal de la Virgen del Rayo es una fiesta estatal, pero se basa en que tiene más de 52 años celebrándose en esa misma iglesia.

Tradición que vive

Los organizadores de los festejos aseguraron que en el presente 2015 se celebran 52 años de tradición de la fiesta de la virgen del Rayo. Empero la asistencia a la parroquia se ha visto reducida por la entrada del sistema RUTA, porque los feligreses y asistentes no tienen otra opción más que una sola vialidad, por lo que optan por ya no asistir ni a misa ni a los festejos.

Afuera de la iglesia de la Virgen del Rayo, la fiesta popular se vio reducida a una sola calle, solamente con puestos de juegos, comida típica y algunos puestos de bebidas tradicionales. “Esto ya no es negocio, nosotros llegamos desde el sábado y hay muy poca venta”, dijo Ernestina Sánchez.

Los comerciantes aseguran que las ventas están bajas y la asistencia de visitantes es muy tranquila, por lo que no tienen mucha oportunidad de colocar la totalidad de sus productos. Empero destacaron que el costo de los espacios que ocupan en la calle no es tan alto, por eso tienen la oportunidad de aprovechar la mayor parte de sus entradas para solventar los gastos del negocio que tienen afuera de la parroquia.

La tarde de este martes había más vendedores que fieles en la 42 Poniente, calle que fue cerrada para comodidad de los asistentes a los eventos parroquiales.

2015, año de ventas bajas

Los comerciantes que acudieron a la parroquia de la Virgen del rayo en busca de obtener recursos para el sostenimiento de sus familias estaban decepcionados por las bajas ventas de este 18 de agosto.

Mary Carmen aseguró que las ventas están muy bajas, pero no solamente pasa en la iglesia del Rayito. “Donde quiera que llegamos a vender está mal, están bajas las ventas, pero primero Dios, que es tan misericordioso y tan grande, que nos va a sacar adelante, a todos, a todos”.

Empero se mostró confiada en que las ventas se puedan componer ya entrada la noche del último día de las fiestas. “Con que se componga una hora o dos horas, con eso nos damos por bien servidos, porque con poquito que nos paguen podemos sacar algo de dinero para nuestras familias”, dijo.

Mari Carmen reveló que la percepción social que tienen es que la economía está mal, porque perciben que los años anteriores han sido mejores. “Mucho mejor a la situación que estamos viviendo, pero la economía está por los suelos, todo está muy crítico y aquí se refleja”.

La señora Claudia Torres reveló que se instalaron afuera de la iglesia del Rayito desde el sábado por la noche. “Pero no hay ventas, no hay nada, estamos aquí desde el sábado en la noche que nos instalamos, pero todo está muy tranquilo, como ahorita puede ver, no hay nada todavía”.

Y aunque el pasado martes 18 de agosto se llevó a cabo la celebración de la virgen, dijo que las ventas están mal, pero además aseguró que todavía no les pasan a cobrar la renta, pero algunos aseguran que tendrán que pagar más de 30 pesos el metro cuadrado.

Don Martín Álvarez Canseco también coincidió en que las ventas están bajas. “Hoy nos instalamos y esperamos que mejoren las ventas, pero por el lugar solamente damos una cooperación a la persona que nos da el lugar y no es muy caro”.

En esa dinámica, se llevó a cabo una de las fiestas más tradicionales de la capital poblana, que en el presente 2015 decayó en más de tres cuartos de visitantes, gracias a las obras del metrobús, que le pegó al 75 por ciento de los feligreses.

El culto poblano

En la ciudad de Puebla, el culto a la Virgen del Rayo se debe al padre Juan Ramírez García, quien en 1932 trajo al Templo de San Cristóbal un cuadro de esta imagen, colocándolo a la entrada.

Para el 15 de agosto de 1934, el arzobispo coadjutor y vicario general José Ignacio Márquez y Toriz bendijo la hermosa imagen de Nuestra Señora del Rayo, que actualmente se venera en el templo de San Cristóbal.

A primeros de 1943, el padre Felipe Álvarez, entonces capellán de San Cristóbal, propuso al arzobispo la construcción de un templo en honor a la Virgen del Rayo, y en julio 29 del mismo año, el arzobispo José Ignacio Márquez y Toriz bendecía la primera piedra del Santuario de Nuestra Señora del Rayo, en la colonia Santa María.

La tradición de la Virgen del Rayo viene desde Guadalajara, pero su culto en la ciudad de Puebla se debe al padre Juan Ramírez García, quien en 1932 trajo al templo de San Cristóbal un cuadro de la imagen, colocándolo en la entrada.

Los comerciantes aseguran que las ventas están bajas y la asistencia de visitantes es muy tranquila, por lo que no tienen mucha oportunidad de colocar la totalidad de sus productos. Empero destacaron que el costo de los espacios que ocupan en la calle no es tan alto, por eso tienen la oportunidad de aprovechar la mayor parte de sus entradas para solventar los gastos del negocio que tienen afuera de la parroquia.