La niñez y la juventud es un tema pendiente del gobierno de derecha de Rafael Moreno Valle, que en el último lustro utilizó su posición como trampolín político de sus ambiciones políticas, dejando en el desamparo uno de los sectores más vulnerables.

Así lo afirmaron en rueda de prensa integrantes del Movimiento Alternativa Social (MAS), de acuerdo con una revisión a fondo a su Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016.

“No existe ningún apartado ni creación de programa alguno que atienda una serie de problemas que se afronta desde los niños en calle, el trabajo infantil y la falta de acceso a la alimentación, salud, deporte y educación pública”, indicó Marco Mazatle, líder de dicho organismo civil.

Detalló que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social ubicó a Puebla como el tercer estado más pobres del país, en donde  el 60 por ciento de la población son mayoritariamente niños y jóvenes.

“De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2014, en México hay 3.64 millones de niños menores de 17 años que trabajan”, insistió.

Detalló que los estados de Puebla, Jalisco y Guerrero, los que ocupan los primeros lugares en cuanto a población ocupada de entre cinco y 13 años. La mayoría de los menores son empleados por un patrón que no es un familiar y, del total, casi 700 mil no van a la escuela.

“Tan sólo en Puebla, por lo menos 236 mil menores están trabajando, de los cuales el 64 por ciento también laboran y estudian al mismo tiempo, aumentando la deserción escolar en un 50 por ciento”, dijo.

“Entre las causas principales que explican el trabajo infantil están la informalidad económica, la pobreza y la deserción escolar”, mencionó Marco Mazatle.

Indicó que el problema de la juventud en su incorporación al desarrollo del país en condiciones desfavorables debido a varios factores.

Entre ellos, las dificultades para la inserción en el mercado laboral, la desvinculación entre los jóvenes y el entorno que los rodea, la deficiente formación y desarrollo de habilidades que permitan el desarrollo personal.

“Y la escasa educación sexual y reproductiva que conduce a una mayor incidencia de embarazos en adolescentes”.

“Mientras que los efectos más importantes de esta situación tienen que ver con la alta incidencia de pobreza entre la población joven, el desaprovechamiento del bono demográfico que actualmente goza el país, y la elevada victimización de los jóvenes”, dijo.

En ese sentido, el 72 por ciento de los jóvenes afirma no contar con contrato laboral.
 
“Ante el panorama desalentador,  MAS demanda al gobierno estatal, la generación de empleos dignos a los adultos”.

“Esto con el fin de frenar principalmente la migración de los jornaleros indígenas y sus familias, que ha ocasionado que millares de niños se dediquen a alguna actividad dentro de ese sector”.

“Asegurar el acceso a una enseñanza básica de calidad, como medida fundamental para rescatar a los niños del trabajo peligroso”.

“Acceso directo a todos los jóvenes a la educación media y media superior pública. Implementar un plan integral para frenar la violencia en contra de los niños y jóvenes, violencia que muchas de las veces es generada por los propios órganos de gobierno”.

“Establecer centros que proporcionan enseñanza, actividades recreativas de arte y cultura, servicios de salud. Además de proyectar un plan de acción contra el trabajo infantil, y establecer una amplia alianza social con gremios empresariales”, dijo finalmente.