El presidente Enrique Peña Nieto se disculpó con los mexicanos por las "interpretaciones que lastimaron e indignaron a muchos mexicanos", como consecuencia de la supuesta compra de propiedades —una de él y otra de su esposa—, con empresas contratistas del Estado, versión que desechó hoy el órgano anticorrupción al concluir una investigación.
"La conclusión de esta exhaustiva investigación es que las conductas de las partes involucradas fueron legales y que no existieron dichos conflictos", afirmó sobre la exoneración de la SFP.
"La conducta, tanto de mi esposa y la mía, estuvieron plenamente apegadas a la ley", aseveró esta tarde durante la clausura de la 38 sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública.
En el marco de este acto el jefe de Estado aprovechó para hacer esta aclaración luego de que la Secretaría de la Función Pública (SFP) presentara esta mañana su fallo sobre estos casos, en los que se determinó que "no hubo conflicto de intereses" en la operación de compra-venta de la llamada "Casa Blanca", un inmueble adquirido por la primera dama Angélica Rivera, tampoco en la del mandatario en Ixtapan de la Sal, ni del secretario de Hacienda, Luis Videgaray en Malinalco.
"Estos meses han sido difíciles para mi familia, y muy particularmente para mi esposa Angélica, a quien le reitero plenamente mi agradecimiento por su entereza y solidaridad", ahondó.
A finales de 2014, un reporte periodístico aseguraba que la esposa de Peña Nieto realizó la compra de una mansión en la capital mexicana con empresas contratistas, lo que generó esta indignación a los mexicanos. También un medio internacional dio a conocer otros dos casos, el del ministro de Hacienda y el de Peña Nieto.
No obstante, la SFP también exoneró a los dos funcionarios de haber incurrido en conflicto de intereses durante las operaciones de compra-venta.
"En este tiempo he reflexionado profundamente sobre lo ocurrido y estoy plenamente convencido de que en el México actual la conducta del presidente de la República, como jefe del Estado, y la de todos los que tenemos el privilegio de servir a los mexicanos, además de estar apegada a derecho, debe ser tal que nuestras acciones no generen desconfianza en nuestra población", añadió Peña Nieto.
De igual forma reconoció que los funcionarios públicos están obligados a que "nuestras acciones no provoquen sospechas ni malinterpretaciones",  añadió.
En ese sentido, destacó la necesidad de reforzar la recién promulgada Ley Anticorrupción, por la que se crea el Sistema Nacional Anticorrupción, órgano que aún requiere 14 leyes reglamentarias que regulen este nuevo órgano anticorrupción.  
"Los mexicanos hemos ido perdiendo algo fundamental para crecer como sociedad y como país, la confianza. La confianza en el gobierno federal, los gobiernos locales, en los congresos", reconoció al añadir además a otras instituciones como el Poder Judicial o empresas públicas y privadas.
Lo más grave, continuó, "es que también existe una pérdida de confianza entre los propios ciudadanos".
"Por ello es momento de iniciar un profundo esfuerzo para recobrar este valor que hemos perdido, y es momento de recuperar la confianza en México y entre nosotros mismos", ahondó, al aseverar que también es momento de estar unidos para enfrentar difíciles situaciones como el entorno actual adverso económico mundial. 
En ese sentido, convocó a los ciudadanos y a los servidores públicos a trabajar en ello.