De al menos 300 personas de la tercera edad que asisten a las Estancias de Día o Casa del Abue en Amozoc, 50 de ellas viven en el abandono, mientras que otros 30 abuelitos sufren algún tipo de violencia intrafamiliar, ante esta situación el ayuntamiento a través del Sistema Municipal DIF (SMDIF) les brinda desde asistencia jurídica, médica, medicamentos y otros apoyos, dio a conocer la titular del área, Vianey Guerrero Bandala.

En entrevista, Vianey Guerrero indicó que entre los principales problemas que enfrentan al menos 50 abuelitos que asisten a la Estancia de Día, la mayoría de avanzada edad y con diversos padecimientos, se encuentran en el abandono debido a que no tienen familiares que los asistan o ayuden.

“Se ha logrado brindar el apoyo a nuestros abuelitos que se encuentran en una situación vulnerable a través de la alimentación que reciben a diario en la Estancia del Día o Casa del Abue, que incluye el desayuno, la comida y lo que se llevan a sus casas para su cena. Además, del apoyo que se brinda a través del DIF municipal, también contamos con el apoyo de personas voluntarias, quienes nos ayudan con diversas acciones”.

Agregó que a través de la dependencia municipal a su cargo, se brinda asistencia médica, apoyo en medicamentos e incluso, cuando las personas que se han solidarizado con los abuelitos en situación de abandono llegan a reportar a alguno enfermo, el personal del DIF Municipal los lleva al hospital para que reciban la atención.


Violencia intrafamiliar
Por otro lado, reveló que de los 300 abuelitos que acuden a la Estancia de Día, 30 de ellos sufren algún tipo de violencia intrafamiliar, el problema más frecuente es por despojo por parte de los hijos o nietos.

Manifestó que entre los factores que hacen del adulto mayor una persona vulnerable frente al maltrato son los bajos niveles de ingreso económico que los obliga a vivir con otros o depender económicamente de sus familiares y la pérdida del rol social, lo que deriva en una baja autoestima.

Indicó que los abuelitos, en su mayoría, no reconocen o no dan a conocer que han sido víctimas de algún tipo de violencia intrafamiliar o maltrato (ya sea físico, psicológico, verbal) por diversos factores, entre los que se encuentran el impedimento físico, temor de perder el apoyo de sus familiares o por vergüenza de hacer pública su situación y, por lo general, es a su propio familiar a quien deben denunciar.

Ante esta situación, la funcionaria municipal aseguró que a través de la dependencia a su cargo se les brinda asesoría jurídica y psicológica.

“La mayoría de los problemas con los nietos o con los hijos es por la herencia y los llegan a despojar de sus bienes. De los 30 casos que existen, cinco de ellos se ha logrado —con apoyo del asesor jurídico— hablar con los hijos y nietos para llegar a acuerdos”.

No obstante, reconoció que el resto de los casos no se resuelven debido a factores como resentimiento del hijo hacia el padre o la madre; en ese sentido, Vianey Guerrero exhortó a los abuelitos que se encuentren en situación vulnerable o sean víctimas de algún tipo de maltrato que acuda a las instalaciones del DIF Municipal, a donde recibirán la asistencia y apoyo sin costo alguno.