Con multas que van desde los 2 a 4 días de salario mínimo hasta los 80 y 100 días de salario mínimo (casi 7 mil pesos), este lunes arranca formalmente el cobro de multas, contenidas en el nuevo reglamento de tránsito municipal.
    
Durante un recorrido los poblanos aseguraron que el gobierno poblano “ya no sabe como sangrarnos”, porque cada vez quieren más dinero, incluso, dijo Manuel Hernández, que hasta por canjear una nueva licencia le pusieron infinidades de trabas, hasta que de plano se dio por vencido y no logró renovar ese importante documento.
    
En un recorrido por el centro de la ciudad de Puebla, los poblanos que tienen automóvil, dijeron que tienen que adaptarse a las nuevas reglas del juego vial, sin embargo, también pidieron que de manera paralela, se eduque el peatón.
    
Porque desde la perspectiva de Manuel Hernández, un trabajador de un hotel de la zona monumental, “nos están fregando, así no se permite la sana convivencia y el respeto vial, al contrario, nos ponen como enemigos a peatones, ciclistas y automovilistas”.
    
Dijo que además de una cultura peatonal similar a la que arrancó el viernes pasado con los automovilistas, tienen que aprobar también reglas claras para los peatones y los ciclistas, que poco respetan la señalética y eso también genera riesgos en la movilidad”.

Reglamento de tránsito tendrá mismo destino que la foto-multa
    
El nuevo reglamento de tránsito, acusó Eduardo Pérez Lobato, tendrá el mismo camino y destino que la foto-multa, “plagado de errores, de abusos y de grandes beneficios para el gobierno”.
    
Las tabulaciones de las multas que impone, dijo en entrevista, están muy por encima del crecimiento que tiene la principal base económica, que es el salario mínimo.
    
Los conceptos son de burla, aseguró, pero además, dijo que las sanciones y las amonestaciones que están contenidas en los 9 artículos que fueron agregados, son completamente de risa, porque parece que están destinadas para dejar sin dinero a los conductores.
    
Mencionó que desafortunadamente para una ciudad como la capital poblana, “eso es lo que funciona”, porque recordó que cuando arrancó el programa de foto-multas, la mayoría de los poblanos se sintieron agredidos.

“Aunque afortunadamente o desafortunadamente para muchos, la foto-multa vino a bajar significativamente la cantidad de accidentes por excesos de velocidad”.

Lo cierto, es que con el inicio del cobro de multas dentro del nuevo reglamento de tránsito municipal, los poblanos saldrán a la calle con mayor incertidumbre que el pasado viernes, que iniciaron los primeros días de prueba, porque desde este lunes, las muultas ya serán aplicadas a los automovilistas.

“Que no me vengan con fregaderas”
    
La totalidad de los automovilistas entrevistados, aseguró que la disposición de sancionar a los conductores que “ofendan” al agente de tránsito, resulta una verdadera locura, “que no me vengan con fregaderas”, aseguró Manuel Hernández, porque el momento de un percance, tiene que ver con la actitud de ambas partes, de los agentes y de los conductores.
    
No estamos listos para ese reglamento, aseguró, pero además, agregó que en la capital poblana, ya somos muchos habitantes, que están acostumbrados a andar siempre corriendo, “un nuevo reglamento que se aplique tan radicalmente, es mala señal, porque a nadie le preguntaron y lo aprobaron sin consultar a los ciudadanos”.

Multas altas y sólo contra los conductores
    
Édgar Romero señaló que las multas del nuevo reglamento de Tránsito municipal, están “un poco altas”, empero, dijo que son necesarias porque hace falta una mejor cultura vial, “están caras, además no se adapta al salario mínimo que tenemos en la ciudad de Puebla, están muy elevadas”.
    
Desde su perspectiva, hace falta una reglamentación clara para los peatones, porque aseguró, que no siempre los conductores son los responsables de los accidentes.

“La gente no respeta los semáforos y se atraviesa a media calle, siento que eso está un poco enredado”.

Peatones también son culpables de accidentes

Cabe mencionar que las sanciones por atropellar a una persona, van de los 80 a los 100 días de salario mínimo, y esa medida oficial, fue avalada por la totalidad de los poblanos, sin embargo, aclararon que se debe aplicar siempre y cuando la responsabilidad sea del automovilista.

Además también aprobaron que se aplique la máxima sanción del reglamento para los choferes del transporte público, que realicen descenso y ascenso de pasajeros en lugares no autorizados, “esperamos que esa medida abone a reducir los accidentes de camiones, que hoy en día, son constantes en la ciudad”, dijo Jesús.

Y es que, agregó, que el transporte público en la ciudad, mantiene en estrés a los usuarios, porque además de corretearse entre ellos, son los responsables de muchos accidentes que se presentan en las calles de la ciudad.

Reglamento recaudatorio
    
El señor Antonio González, reveló que el nuevo reglamento de tránsito, cuyas multas aplican oficialmente desde este lunes, solamente tiene fines recaudatorios, pero además, aseguró que la autoridad pretende ponerlo en marcha, cuando en la mayor parte del municipio, no existe la señalética correspondiente.
    
Dijo que otro de los desaciertos del nuevo reglamento de tránsito, es que no incluyó la capacitación de los policías viales, para que sean ellos quienes lo respeten primero, “porque a nosotros nos están acosando, pero a los policías, a los peatones y a los ciclistas casi no los tocan”.

El dolor de cabeza llamado metrobús
    
Cabe mencionar que junto con el atropellamiento y los descensos y ascensos en lugares prohibidos, las multas más altas, son las relacionadas con la Red Urbana de Transporte Articulado, “cuando ellos han ocasionado varios accidentes en la ciudad, lo que nos demuestra que tampoco están preparados para el famoso reglamento”, dijo Sebastián.
    
Dentro del contenido por multas relacionadas con el sistema RUTA, destaca no estacionarse en carriles, accesos y salidas del metrobús, no respetar la preferencia de paso del metrobús, vuelta a la izquierda y vuelta el U en los carriles exclusivos de RUTA y circular sobre el carril confinado, “todo eso parece una tremenda locura”, dijo.

El metrobús es un transporte que ya vimos su ineficiencia y ahora hay que seguir en la línea de verlo como lo mejor de la movilidad urbana, ratificó, “pero eso no es así, es un transporte más y así debemos verlo, pero no como la gran figura del transporte público de la ciudad, porque no lo es”, concluyó.