El gobierno del estado de Puebla mantiene ocultos los avances de obras más grandes que implican erogación de recursos por más de 8 mil millones de pesos.

Aunque la Ley de Transparencia obliga a mantener información del avance de los proyectos en su portal, la Secretaría de Infraestructura y Transportes (SIT) y el Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (CAPCEE) lo ocultan.

De este modo es imposible saber el avance de obras como la remodelación del estadio Cuauhtémoc donde se invierten 700 millones de pesos; la construcción del Teleférico, con una inversión superior a los 140 millones y del Museo Internacional Barroco (MIB), donde se invertirán 7 mil 200 millones de pesos.

También se oculta el avance de las obras que realiza el CAPCEE en la pirámide de Cholula, el que construye a pesar de las protestas de los habitantes de la zona.

Por ejemplo no se saben los avances de las obras en el Hospital Psiquiátrico, donde se construirá el Museo de Sitio, para lo cual se invertirán alrededor de 200 millones de pesos.

Pero este último organismo descentralizado del gobierno poblano, dirigido por Diego Corona, ni siquiera mantiene información de una sola obra de las que realiza o ha realizado en todo 2015.

Mientras tanto, la SIT mantiene ocultos o en la opacidad no solo los avances de obras, sino hasta la inversión de algunas de los trabajos más emblemáticos del gobierno de Puebla.

La dependencia estatal desapareció de su página de transparencia el estatus de los trabajos que se realizaban en todo el estado durante más de ocho meses.

Fue apenas hasta mediados de julio cuando actualizó la información pero solo con obras pequeñas como construcción de algunas carreteras y caminos rurales; además, de las que tengan que ver con trabajos hidráulicos.

Pero únicamente dieron a conocer 39 obras, de las cuales 32 son trabajos de alcantarillados, agua potable, colectores sanitarios y construcción de pozos en todo el Estado. El resto es información de carreteras o caminos rurales.
 
La opacidad

El CAPCEE lleva más de ocho meses sin publicar un solo avance de alguna obra en su página de transparencia.

El mismo tiempo, la Secretaría de Infraestructura y Transportes mantuvo opacidad en las obras que realiza, violando la Ley de Transparencia de Puebla.

Desde octubre de 2014 no existían actualizaciones, como se comprobó al realizar una consulta en el portal de transparencia del gobierno estatal.

Se observaba que en el apartado correspondiente a la fracción XIX de las obligaciones de transparencia, sólo se pueden consultar los avances de obras 2014, con corte al 10 de octubre de 2014.

Fue hasta julio que subieron información a medias, ya que solo se subió información de 39 obras, dejando afuera las más emblemáticas arriba referidas.

De acuerdo con la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Puebla, esta información es obligatoria de publicarse.

Los datos son considerados información pública de oficio y por lo tano debe ser difundida como señala el artículo 25, “a más tardar 30 días después de la fecha en la que se generó”.

Ejemplos de retraso

La importancia por la que la información de los avances de obra debe mantenerse transparentes es para que los ciudadanos verifiquen como se realizan los proyectos y en su caso monitorear los atrasos.

Uno de los ejemplos de atrasos graves es el del llamado mini teleférico en la zona de los Fuertes, proyecto con un retraso de más de dos años.

Por al menos seis veces se ha pospuesto la fecha de inauguración del funicular. La última promesa es que sería en mayo para los festejos de la Batalla de Puebla. Finalmente no fue así, posteriormente se dijo que en junio y ahora no hay fecha.

La justificación es que una vez que se hayan edificado las estaciones de transferencia, se necesitarán tres meses más para la colocación y prueba de los funiculares.

Todo comenzó en noviembre de 2011 cuando se anunció con bombo y platillo la construcción de un Teleférico en la ciudad de Puebla.

La  ruta original que desató el desastre para el gobierno de Puebla, era de la zona de Los Fuertes hasta el Centro Histórico.

La edificación del teleférico fue la primera derrota jurídica del gobierno, ya que se tenía contemplada la construcción de cinco torres que llegarían al Barrio de los Sapos a varios kilómetros de distancia.

Finalmente, fue suspendido luego de demandas de amparo ante la justicia federal por parte del Comité Defensor del Patrimonio Histórico, las que tiraron el proyecto original, literalmente.

Además, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) clausuró las obras por carecer de los permisos.

El 16 de diciembre de 2013, el gobernador Rafael Moreno Valle anunció el cambio de ruta, aunque sin detalles.

Muchos meses después, luego de descartar la ruta de la zona de los Fuertes hacia el Estadio Cuauhtémoc, se determinó recortarlo para no salir del cerro de Loreto y Guadalupe.

De acuerdo con la licitación SFA-OP-LPN-2014-042 el funicular de 500 metros de longitud, inició su construcción el primero de agosto y debía estar listo el 28 de noviembre del 2014.

El contrato es de 46 millones 850 mil 969 pesos para el parque y 143 millones 474 mil 362 pesos, para el transbordador, un total de 190.3 millones de pesos invertidos, casi la misma cifra que se iba a gastar por el primer proyecto, pero con mucho menos distancia.

La empresa seleccionada resultó ganadora de entre cinco compañías que fueron Promotora y Constructora Ambiental, LR Edificación y Supervisión, Constructora Espinosa Gorostieta así como Dauco Diseño y Construcción.

De acuerdo a las bases de la convocatoria, el funicular iba a ser terminado el 23 de enero de 2015.

Ley de Transparencia

Artículo 25

“Los Sujetos Obligados deberán difundir la información pública de oficio, a más tardar treinta días después de la fecha en que se generó. Ésta deberá actualizarse al menos cada seis meses salvo que exista una norma que instruya lo contrario. En todos los casos se deberá indicar la fecha de la última actualización de cada rubro referido en este Capítulo”.

Los gastos

  • 143 millones de pesos destinó el gobierno para el proyecto final del teleférico.
  • 700 millones de pesos se erogan para “la manita de gato” al estadio Cuauhtémoc.
  • 7 mil 200 millones de pesos invierte el gobierno del estado en el Museo Internacional del Barroco.
  • 200 millones de pesos se ocupan para la remodelación a la zona aledaña al sitio arqueológica de Cholula.