Mientras más de 400 demandas por despido injustificado de exburócratas están congeladas en el Tribunal de Arbitraje, los afectados señalan que para fin de año llegará otra oleada de bajas en el gobierno de Puebla.
Este martes, exempleados colocaron un centro de acopio de víveres y medicamentos en las puertas de la Secretaría de Finanzas y Administración.
En entrevista, Marco Antonio Manzano, exlíder sindical, comentó que continúan los procesos en el Tribunal de Arbitraje, el que está actuando de manera totalmente parcial.
“No caminan las demandas, no continúan los juicios mientras no se promuevan los amparos, ya sea por laudo o por la misma demanda”, relató.
Indicó que los juicios de amparo se están interponiendo ante la justicia federal por cualquier actuación del Tribunal de Arbitraje del estado, “es la única forma en que actúa”, indicó.
Los extrabajadores del gobierno estatal en caso de querer demandar por despido injustificado tienen que acudir al Tribunal de Arbitraje, a diferencia de cualquier otro empleado que va a la Junta Local de Arbitraje.
El exlíder indicó que se presentaron aproximadamente 400 demandas, de las cuales por lo menos 120 ya han presentado amparos, “en el emplazamiento van, desde ahí están bloqueando”.
Comentó que el titular del Tribunal de Arbitraje, Joel Figueroa, se convirtió en un empleado más del gobernador Rafael Moreno Valle, quien, con actitud prepotente, dijo que iba a atender personalmente a cada uno, pero para persuadir que no demandaran.
“No hay propuestas justas, reales, conforme a ley. A los de 15 años solo les daban aguinaldo y proporcionables”.
No obstante, comentó que ya aceptaron las raquíticas propuestas 300 personas sus pensiones o jubilaciones, ya que por  miedo a perder todo lo prefirieron.
“Vieron entorpecidas sus demandas porque no les entregaban sus hojas de servicio, constancias de certificación del ISSSTEP, se desanimaron”, indicó.
Sin embargo, señaló que se fueron sin finiquito, aunque a los renunciables les dieron 12 días de uno a dos salarios mínimos por año de servicios, así como un bono de 25 mil pesos que ya estaba instituido y el aguinaldo proporcional.
“Una persona de 25 años, llegó a obtener hasta 40 mil pesos por mucho, sin derecho a pensión o jubilación”, dijo al señalar que quienes están buscando la pensión por edad llegaran con una pensión devaluada, ya que aceptan reinstalarse sin reconocimiento de antigüedad. 
—¿Ha habido dialogo?
—Desafortunadamente no. Existe cerrazón y hasta un malestar de la dirigencia sindical contra  quienes ya los considera despedidos, pero no se acuerda que estirará la mano si ganan los juicios.
“No vemos mesa de dialogo con autoridades para resolver el problema, como el de quienes hayan decidido jubilarse, por los despidos injustificados”.

Tormenta a la vista

Marco Antonio Manzano señaló que por el momento se encuentran tranquilos; sin embargo, no descarta una nueva ola de despidos a fin de 2015 o principios de 2016.
“Como paso la revisión salarial y no se dio incremento a los activos, tuvieron que frenarla”, mencionó.
“Ya lo vimos que todos los gobernadores anunciaron que viene un recorte fuerte. Va a ser una situación crítica en todo el país, hoy es Puebla, mañana toda la República.

El centro de acopio 

Como medida de solidaridad se instaló una mesa de recepción de víveres y medicamentos para los despedidos que más lo necesitan, la que estará abierta de 10 a las 13 horas todos los días en las puertas de la SFA.
Cualquier persona puede llegar con víveres, los que serán entregados a los afectados, a los más pobres.
“Hay compañeros de más de 60 años y no tienen ninguna oportunidad de trabajo y enfermedades crónico degenerativas”, dijo Marco Antonio Manzano.
Mencionó que existe un ofrecimiento de dos médicos del seguro social, quienes se van a comprometer a las revisiones y entrega de medicamentos mediante consultas.
—¿Cuánta gente está en situación económica grave?
—Considero que en una situación realmente crítica hay hasta 300 compañeros. La gran mayoría personas de la tercera edad, con muy poco tiempo para pensionarse o jubilarse.
Además, señaló que este gobierno despidió a los jóvenes de menos de seis años, los que entraron en el sexenio anterior.
“Todo lo que oliera a Marín. Hubo casos que se despidieron a personas con el apellido Marín, aunque no tuvieran relación de parentesco ni nada que ver con el exgobernador”.