El 26 de agosto de 2014, vecinos y activistas literalmente echaron abajo el intento de expropiación de más de 17 hectáreas de predios en la zona de la pirámide de Cholula.

Así inició una lucha que ya lleva más de un año en la que nació la organización Cholula Viva y Digna, contra trabajos arquitectónicos para crear un parque en la región.

El saldo hasta el momento son dos detenidos, diez órdenes de aprehensión pendientes, amparos ganados, la obra detenida por el INAH y mucha zozobra entre los habitantes de San Pedro y San Andrés Cholula.

La primera protesta fuerte fue al derribar mallas colocadas por autoridades del ayuntamiento de San Andrés Cholula.

Aquella mañana del 26 de agosto, habitantes cercanos a la zona arqueológica de este municipio, fueron sorprendidos por notarios y autoridades de la Secretaría General de Gobierno acompañados por elementos de la Policía Estatal.

De manera inmediata fueron colocadas decenas de metros de malla de alambre de acero en distintos predios ubicados a unos cuantos metros de la zona que abarca a San Andrés Cholula, todo sin previo aviso según los vecinos.

De este modo decenas de personas se quedaron de un momento a otro sin lugar donde vivir, mientras que a las autoridades informaban “de buen modo” que les daban permiso de sacar sus cosas de las casas.

Se trató en su mayoría de algunas viviendas de personas de escasos recursos y terrenos que por décadas han sido dueños, lo que generó inmediatamente una movilización de activistas y vecinos afectados para evitar la estrategia de desalojo.

Ahora, siguen los procesos en los tribunales federales, aunque ya algunos predios han sido recuperados.
 
El primer despojo

Ante la mirada atónita e impotente de algunas células de la policía estatal, aquella mañana los vecinos empezaron a enrollar las decanas de metros de malla de acero, y quitar los postes que ya se habían colocado en los terrenos.

Así fue el inicio de la protesta, movilización civil que duró más de tres horas en la que se hicieron desde diversas marchas por las calles cholultecas, hasta la quema de sombrillas que se utilizaron en la campaña del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas en 2010.

Las protestas terminaron en las oficinas del ayuntamiento de San Andrés Cholula, además de que la casa del presidente Leoncio Paisano quedó enmallada como señal de que no permitirán ninguna obra en la zona histórica, “cueste lo que cueste”, sentenciaron.

Por medio de un comunicado el gobierno estatal confirmó que se llevó a cabo el procedimiento de expropiación de 17 predios que se encuentran ubicados en la zona típica de las dos Cholulas.

“(…)  que servirán para establecer un parque que proteja la identidad y la cultura de la zona”.

Asimismo el ayuntamiento de San Andrés Cholula defendió la ejecución del decreto expropiatorio al señalar la declaratoria de Utilidad Pública sobre una superficie de 36 mil 215.91 metros cuadrados junto a la pirámide.

“En todo momento la autoridad municipal ha observado a cabalidad las normas consagradas por la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos, Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Puebla, la Ley de Expropiación para el Estado y nuestra Ley Orgánica Municipal”.

Por su parte el Ayuntamiento de San Andrés Cholula indicó que es la continuación del procedimiento iniciado el 4 de julio con la emisión de la declaratoria de Utilidad Pública sobre una superficie de 36 mil 215.91 metros cuadrados junto a la pirámide.

El municipio indicó que queda plenamente justificada la factibilidad del proyecto toda vez que por la cercanía y colindancia de los predios a la zona arqueológica de Cholula, resultan los más idóneos y factibles para la creación de la obra.

Aseguró que con ello el ayuntamiento tendrá la posibilidad de construir, ampliar, prolongar, mejorar y alinear las plazas, parques, jardines, campos deportivos y mercados, dotándolos de una infraestructura inmobiliaria, cultural y social acorde a las necesidades de la zona.

“El valor de los predios fue determinado considerando los factores siguientes: El uso actual y potencial del suelo, la naturaleza del suelo y sus restricciones, las tendencias de desarrollo urbano así como las limitaciones del Plan de Desarrollo Urbano para la zona, infraestructura existente en la zona de monumentos arqueológicos”.

Todo esto derivaría en una ola de protestas en los siguientes meses.