Después de interponer el juicio de Defensa de Derechos Políticos Electorales del Ciudadano ante el Congreso del Estado de Puebla y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en contra de la ley conocida como anti Bronco, Pedro Plaza Montaño advirtió que la sociedad poblana no la forman los 24 legisladores, quienes por línea política aprobaron los candados a las candidaturas ciudadanas.
A una semana de aprobarse el documento, Pedro Plaza señaló que la ley anti Bronco de Puebla es una afrenta y no se puede estar de acuerdo con que se violen los  derechos de los ciudadanos.
“La política es tan importante como para solo dejársela a los políticos”, refirió el exdelegado de la Profeco; no obstante, se pronunció por un equilibrio entre gobierno y sociedad.
No obstante, comentó que la nueva ley deja en claro que el gobernador Rafael Moreno Valle es el actor intelectual de la misma, “es una afrenta más que recibimos los ciudadanos, a unos meses esta la elección del 2016”.
Expresó que el pasado 7 de junio la gente ya cobró “varias facturas y hay que ver situaciones como el aumento de más del 300% a las tarifas del agua, las foto-multas, la verificación, la ley Bala, el caso Chalchihuapan, ley de expropiación, funcionarios policiacos de primer nivel presos por ser parte de la delincuencia organizada”. 
Pedro Plaza lamentó que no exista el equilibrio de poderes en Puebla, “nunca se había visto un Congreso con tal sumisión, todo le aprueban al gobernador, nadie disiente o tiene el valor para votar en contra, nunca han corregido iniciativas del ejecutivo”.
Hay situaciones muy graves, comentó, como el silencio cómplice tanto de diputados como de los dirigentes de todos los partidos ante la corrupción policíaca que se vio recientemente por el robo de combustible, ahí todos quedaron callados.
Asimismo, se votó en contra de los ciudadanos para privatizar el agua, con la ley de expropiaciones, la llamada ley Bala que se ha utilizado para reprimir, sin que se escuche al ciudadano y la última fue la Reforma Electoral.


Por el cambio

Después de treinta y dos años, Plaza Montaño renunció a su militancia panista, en donde se caracterizó por defender los principios, valores del partido fundado por Manuel Gómez Morín.
No obstante, reiteró que su salida se dio por “la corrupción, la falta de respeto a la dignidad de la persona, la opacidad, el acarreo, la afiliación masiva, la compra y coacción de voto interno y externo, el uso de recursos públicos para fines partidistas, el silencio cómplice de las dirigencias ante el manoseo de procesos electorales dentro y fuera del partido por distintos actores políticos, el abandono de las causas que dieron origen a Acción Nacional”.
Además, Pedro Plaza condenó que los puestos públicos se usen como botín político, “la subordinación del bien común al beneficio personal o de grupo, la mentira como práctica común y el cinismo en el quehacer político diario, son prácticas contra las que siempre luchamos y actualmente se han adoptado al interior del partido y en los gobiernos emanados de éste”.
Comentó que en su carta de renuncia aclara: “Siempre he señalado en privado y en público que se tiene que cambiar el rumbo y regresar a los principios de Acción Nacional y aunque estos señalamientos hacen eco importante en la militancia, estos son ignorados sistemáticamente por las dirigencias.
”Renuncio al PAN porque veo la urgente necesidad de trabajar de la mano de los ciudadanos libres de partidos políticos en la construcción de un México mejor. Es un momento histórico y existen las condiciones para enterrar la corrupción y demás males que han dañado a nuestra sociedad.
”Los partidos políticos han demostrado que su lucha ya no está alineada a las necesidades ciudadanas, la esperanza se encuentra en los mexicanos organizados, participativos y exigentes, en esos mexicanos que anteponemos el bien del país a intereses particulares o de grupos. Hoy existe un gran ánimo ciudadano para unirnos y trabajar juntos por un mejor país”.