El Estado de Puebla, no es uno de los casos llamados focos rojos por quemaduras en menores de edad, aunque sí es un caso para atender, “sí lo son Oaxaca y Chiapas, cierto sector de Puebla y Veracruz, que están muy cercanos, en esos Estados es muy alta la problemática”, dijo Miguel Baltazar Arana, director general de Trust y asesor de fundación Michou y Mau.
    
Puebla es un Estado a atender de manera puntual, dijo, porque tiene mucha población infantil y también existen muchas estancias infantiles, “por ejemplo hoy atienden a 380 estancias infantiles, mientras que en otros Estados hay 70 o 120, pero Puebla tiene un número muy grande, ni siquiera Monterrey, que es una zona conurbada muy grande, tiene tantas estancias como Puebla”.

Evitar casos como ABC
    
Y para evitar casos como el ocurrido en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, dijo que mantienen la capacitación intensa en estancias infantiles, incluso, dijo que están certificando inmuebles de SEDESOL y del DIF, como seguros contra incendios, donde es casi seguro que no suceda un evento como esos.
    
Además, Baltazar Arana, reconoció que se puede evitar acontecimientos como los que pasó en la guardería ABC, porque incluso, en casos más graves se puede evitar previniendo y combatiendo.
    
Reveló que desde la fundación Trust, hoy en día pueden desalojar una estancia infantil de 400 niños en menos de dos minutos, con lo que garantizan que se evitan muertes por posibles incendios.
    
Explicó que ante la problemática vigente, prevalece en la actualidad, una falta de cultura, no tanto de capacitación, para que accidentes como el de la guardería ABC terminé con tantos menores de edad muertos.

Con muy poca cultura de prevención
    
Desgraciadamente, dijo que México ha sido un país donde hemos tenido muy poca cultura en prevención y eso ha desencadenado en muchísimos incidentes, por ejemplo, el sismo del 85, el incendio en la guardería ABC y el incendio en la discoteca Lobombo, “entonces esto apenas empieza, hemos avanzado, porque muchas instituciones han avanzado y nosotros tratamos de cooperar con lo nuestro”.

Casos como ABC no se prevén pero sí los conatos
    
En entrevista, reveló que casos como el incendio de la guardería ABC no se pueden prevenir, pero sí se pueden frenar los conatos, porque reveló, que los fuegos incipientes de guardería sí se presentan y muy seguidos.

Recordó que el último caso reciente en Puebla, fue una quemadura por escaldadura, de menores de edad que caen dentro de una olla caliente, “tuvimos hace poco en Puebla, una menor de edad que cayó dentro de una cacerola que estaba cocinando pozole, porque se tropieza”.
    
Dijo que los Estados que son focos rojos más altos, en la actualidad, son donde existe mayor pobreza, porque meten anafres a las casas y a las estancias, incluso hay estancias infantiles con techos de paja, con techos de plástico donde las conexiones están colgadas de la luz, “entonces los Estados más pobres es donde más focos rojos tenemos”.

Mil 200 casos de menores quemados anualmente
    
Al reconocer que hoy en día, tienen muchos pacientes quemados, dijo que hasta el momento, han atendido 300 casos en lo que va del año y se atienden a más de mil 200 casos anualmente, “se dan muchísimos más pero no nos damos cuenta, porque no nos lo reportan, pero son esos números”.
    
Dijo que en la actualidad han reducido la cantidad, aunque afortunadamente, no son muchos casos, pero es algo y eso les ha dado la pauta para realizar la capacitación a las maestras y a las responsables de todo SEDESOL.
    
Aseguró que la responsabilidad de los accidentes por quemaduras, está en todos, desde los padres que no tienen el cuidado de no poner una olla en el suelo para que el niño no tropiece, hasta una autoridad por no revisar correctamente la instalación eléctrica y la de gas en las estancias infantiles.
    
Aseguró que todos los órdenes de gobierno tienen que colaborar, porque deben decir “yo no me voy a meter a un lugar que no cumpla con la seguridad, pero normalmente lo haces porque no te fijas donde hay salidas de emergencia, y si no hay no te metas, exígele a la autoridad que arregle ese inmueble, si no, no entras”.
    
Explicó que las estancias infantiles, son a veces casos de mucha vulnerabilidad, por eso, deben preparar al personal para evitar ese tipo de accidentes, porque los que sobreviven, son el 90 o 95 por ciento, “pero sólo en casos muy graves no sobreviven, pero son menores de edad con 90 o 95 por ciento de quemadura en el cuerpo, porque a partir del 70 por ciento para abajo lo podemos salvar”, concluyó.