La Procuraduría General de Justicia (PGJ), a través de la Delegación de Homicidios del Ministerio Público se investiga la muerte de José Antonio López Sánchez, quien estaba detenido en la Delegación Oriente tras haber escandalizado en la vía pública y luego llegó a su casa en taxi, sólo para caer muerto.

Se suponía que el Juzgado Calificador iban a retener a López Sánchez hasta que se le pasara la borrachera y su esposa lo iba a recoger, el caso es que antes de lo esperado lo sacaron y lo subieron a un taxi.

Se presume que en la Delegaciónl José Antonio se puso mal y los encargados en lugar de llamar a una ambulancia lo mandaron a su casa e incluso le pagaron el taxi, para no verse inmiscuidos en algún problema.

‎El agente del Ministerio Público se presentó a la casa ubicada en calle Malintzi número 8031, de la colonia Nueva Resurrección, para iniciar las diligencias del levantamiento de cadáver de quien en vida se llamó José Antonio López Sánchez, quien tenía 43 años de edad, dando inicio a la Constancia de Hechos 736/2015/AEHOM.

El cuerpo del desafortunado sujeto fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo), para que el médico legista se hiciera cargo de practicarle la necropsia y así se conozcan detalles de su muerte.

La esposa y ahora viuda alega que podría tratarse de una negligencia, que ella misma solicitó auxilio a la policía porque su esposo estaba ebrio y violento, que cuando se lo llevaron detenido le pidió al Juez que lo tuviera hasta que se le pasara lo borracho, que después ella iba a ir por él.

El caso es que a las 5 horas del jueves le fueron a avisar que ya había muerto.