En el municipio de Quecholac ocurrió una doble ejecución, dos hombres que almorzaban en una fonda fueron baleados por un solitario sujeto, encapuchado, que tras cometer el doble crimen se dio a la fuga con rumbo desconocido.

Los asesinatos de Rogelio Mendoza Trujillo, de 40 años de edad y Cleofas Rubin Herrera de 42, ocurrieron la tarde del viernes 4 de septiembre, pero la Procuraduría General de Justicia (PGJ), ocultó la información, con la idea de que "nadie se daría cuenta".

Se dijo que en la fonda que se ubica en ‎la 5 Norte, entre 4 y 6 Poniente, los hoy occisos estaban almorzando cuando llegó el desconocido y sin más disparó un arma escuadra en su contra y tras confirmar que ya estaban muertos se retiró del lugar.

Más tarde acudieron elementos de la Policía Municipal, de la Policía del Estado y de otras corporaciones de policía que buscaron al agresor, aunque este ya se había dado a la fuga.

El agente del Ministerio Público de Tecamachalco tomó conocimiento de la mu‎Erte de los dos hombres cuyos cuerpos fueron trasladados al anfiteatro del Panteón Municipal, donde el médico legista se hizo cargo de practicarle la necropsia.

‎Se presume que se trató de un ajuste de cuentas.