Con la indulgencia plenaria que otorgará la iglesia a las mujeres que han abortado durante el año de la Divina Misericordia, el obispo Felipe Pozos Lorenzini pidió que se acerquen y que entiendan que la confesión ante los sacerdotes no será una tortura psicológica, y aclaró que nadie está excluido de la institución

Luego de que la semana pasada se diera a conocer que el Papa Francisco escribió una carta a monseñor Fisiquella que es el presidente del pontificio del santo consejo para la nueva evangelización donde se le pide que nadie quede excluido de la misericordia de Dios, que todos experimenten el rostro de esa misericordia, y se hace especial referencia a la mujeres que han abortado, el obispo auxiliar y vocero de la arquidiócesis de Puebla, señaló que han comenzado los preparativos para atender  a las mujeres.

Dijo que el Papa utiliza una frase que dice “que todos toquen la ternura del padre”, y recordó que el año pasado en la visita ad limina, Francisco señaló a los 13 obispos, entre ellos el arzobispo de Puebla Víctor Sánchez Espinosa que el señor le pidió una línea en su pontificado y esa es la misericordia,

Dijo que el Papa Juan Pablo II llevó a la beatificación y canonización de Santa Faustina incluso instauró su fiesta (La Divina Misericordia) que fuera el segundo domingo de Pascua, el Papa Benedicto también habló de la misericordia que es el más grande atributo que Dios tiene.

Pozos Lorenzini expresó “Si es un Dios Misericordioso, tenemos que experimentarlo, la misericordia no es una idea o concepto, sino la experiencia de saber que Dios me ama, que siempre está el padre que abre los brazos hacia su hijo”

Indicó que este año de la Misericordía que iniciará el 8 diciembre y se cumplen 50 años del Concilio Vaticano II y se extiende  hasta el 16 de noviembre de 2016, cuando sea la fiesta de Cristo Rey, una de esas partes es la indulgencia plenaria que solo el Papa puede dar, “eso que le dio Jesús a Pedro al señalarle todo lo que ates en la tierra está desatado”, por ello el jerarca puede hacerlo.

Los lugares para obtenerla

Explicó que tuvo una reunión con el arzobispo Víctor Sánchez quien señaló dónde se ganará la indulgencia plenaria y los templos son ante todo La Catedral, el santuario Guadalupano, algunos santuarios, El Niño Doctor en Tepeada, La Virgen de los Remedios en Cholula y algunos templos donde se encuentran los vicarios episcopales.

Dijo que aún falta por definir más espacios y esto se dará a conocer dentro de la preparación que están teniendo obispos y sacerdotes.

“Es un regalo muy grande que el santo padre está dando para que todos los sacerdotes puedan absolver las penas de excomunión reservadas a los obispos.”

Sin tortura

El obispo auxiliar insistió en que esta indulgencia plenaria significa mostrar la misericordia del padre a esas hermanas que han abortado por diferentes circunstancias, a veces no medir consecuencias, por presión.

Dijo que el Papa envió una carta a los obispos y sacerdotes para que se preparen para cómo acoger a las hermanas para mostrarles la misericordia del padre.

“Dentro de esta indulgencia se mostrará que posiblemente no se han dado cuenta de lo que hicieron, que tomen conciencia de la gravedad. Que vean la misericordia de la iglesia, y como lo ha dicho el Papa, la confesión no debe ser una tortura psicológica para la mujeres sino el encuentro con el padre”

Comentó que en la carta Francisco reconoce haber estado cerca de mujeres que llevan esa marca en el corazón y que reconocen haber fallado y hay que manifestarles que los niños que no llegaron a ver la luz del día, ellos están redimidos por la sangre de Cristo, el murió por ellos en la cruz, y están ahí pidiendo por sus papás.

Los requisitos

Felipe Pozos señaló que para obtener la indulgencia plenaria lo primero que se necesita es reconocer que es un pecador, y saber que tendrá la misericordia del señor.

Para tenerla se requiere la confesión visitar la catedral, santuario Guadalupano, pedir por las intenciones del Papa, visitar a los ancianos y enfermos.

Indulgencia para presos

El obispo Felipe Pozos dijo que la indulgencia plenaria se extiende para quienes se encuentran presos en las cárceles, y esta la obtienen entrando a la capilla, e incluso con entrar a la celda y la intención de que quieren cambiar y ser diferentes.