Por primera vez el altar mayor de la Catedral de Puebla recibió a un grupo de sordomudos del templo de Ocotlán, quienes interpretaron villancicos navideños como un regalo a los poblanos, esto al terminar la misa dominical en la que el arzobispo Víctor Sánchez llamó a los fieles a ser más humanos.

Durante la tradicional misa dominical previa a la navidad, el grupo de laicos sordomudos del templo de Ocotlán interpretó por primera vez la música del silencio en el altar mayor, vestidos con playeras rojas y tras participar en la celebración religiosa, por espacio de 15 minutos ante cientos de fieles con su lenguaje de señas interpretaron canciones navideñas.
Personas de todas las edades, incluida una menor de 10 años, se subieron al altar teniendo a un lado al arzobispo y frente a un maestro que los dirigía, fue así que comenzaron con la canción de Luis Aguilé, Ven a mi casa esta navidad, “campana sobre campana”, al final los asistentes comenzaron a aplaudirles también en su lenguaje, levantando los brazos y moviendo las manos.
El arzobispo Víctor Sánchez Espinosa resaltó el esfuerzo de este grupo que tiene una discapacidad, pero se esforzó por aprender la doctrina de la iglesia, y regalar algo muy importante a los poblanos.
Representantes del grupo indicaron que evangelizar a una persona que carece del sentido del oído es difícil; sin embargo, el grupo crece y acuden cada tercer domingo de mes a Catedral para participar en la celebración eucarística.
Señalaron que en el templo de Ocotlán, donde el padre Víctor estaba antes de que fuera obispo y posteriormente arzobispo de Puebla, se les dio el apoyo para reunirse y prepararse.
Comentaron que ahora ya hay sacerdotes que les ofician misas especiales, con el lenguaje de sordomudos; además, hay intérpretes que auxilian a los ministros para que puedan participar.
Sus representantes señalaron que se les ocurrió hacer un regalo al arzobispo por el apoyo que recibido, por ellos practicaron canciones como Ven a mi casa esta navidad y otras.


 

Encuentro con Dios en Navidad

Durante su homilía, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, reiteró que la Navidad es el tiempo del encuentro con Dios y de la solidaridad, esto al enviar su mensaje navideño donde pide que haya reflexión
Previo a la celebración de la Navidad, el arzobispo pidió a los católicos que se viva el momento como tal, que el 24 la gente cante villancicos y arrulle al niño Jesús como una muestra de que habrá esperanza.
“Llega la Navidad, tiempo en el que como fruto del nacimiento del salvador, escuchamos con esperanza las palabras de los ángeles: gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace”.
En su mensaje se refirió a la paz e indicó que ese derecho fundamental, condición indispensable para la vida y para el desarrollo integral de todas las personas constituye un don divino que requiere un compromiso de parte nuestra: “Dios nos ama para que nosotros podamos convertirnos en personas que aman junto con Él y así haya paz en la tierra. Pidamos al príncipe de la paz que nunca nos perdamos en las tinieblas del egoísmo, del relativismo, del desaliento y de la desesperanza. Roguémosle que nos conceda permanecer unidos a Él en su Iglesia, meditando su palabra, recibiendo sus sacramentos y conversando con Él en la oración.
”Así Dios se complacerá en nosotros y nos hará instrumentos de su paz en nuestra familia y en nuestra sociedad, valorando, respetando, promoviendo y defendiendo la vida, la dignidad y los derechos de todas las personas, construyendo de esta manera un mundo mejor, como discípulos y misioneros de Cristo, hasta alcanzar el Cielo”.
Asimismo, deseó a todos una muy feliz Navidad, e indicó: “Les aseguramos nuestras súplicas para que el Señor les conceda ser fieles a su llamada de amor hasta el final”.

A detalle

El arzobispo Víctor Sánchez exhortó a las autoridades a mantener como una prioridad la seguridad en Puebla; no obstante, pidió reforzar las medidas para salvaguardar la integridad de la población durante el cierre de este año y a lo largo del 2016.