El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, fue designado por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) para coordinar las celebraciones litúrgicas del Papa Francisco durante su visita a México a partir del 12 de febrero.

Informó que para la visita del Papa se encuentran en Roma el obispo auxiliar Eugenio Lira en su calidad de secretario general de la conferencia, pero además hay gente del gobierno del Distrito Federal y del Estado Mayor Presidencial para ver los detalles.

Indicó que él envió a sacerdotes como Ricardo Valenzuela y Fernando Sedano para que se trabaje con el ceremoniero del Vaticano a fin de ver cómo serán las celebraciones litúrgicas, ya que en cada evento habrá situaciones diferentes.

Sánchez Espinosa señaló que cada ceremonia es distinta y serán tres los puntos clave que quiere atender el Papa Francisco, como estar cerca de los indígenas, por ello va a Chiapas, asistirá con quienes sufren violencia, de ahí que se eligió Michoacán, y con los migrantes, así que llegará a Ciudad Juárez, Chihuahua.

Señaló que en la misa con las comunidades indígenas que se llevará a cabo el lunes 15 de febrero el pontífice portará vestimenta indígena que el arzobispo de la Arquidiócesis de ese lugar le mandó a confeccionar, además habrá danzas y música.

El arzobispo de Puebla señaló que en las otras ceremonias está por definirse desde la forma del altar y los mensajes, pues se busca que haya resultados por su visita y que los mexicanos se den cuenta de los problemas que existen para tratar de resolverlos.
Falsa entrega de boletos

Al ser cuestionado sobre si solo quienes acudirán a misa tendrán acceso a los boletos para estar en las misas del Papa, señaló que no hay nada definido, los obispos de México no han decidido aún la entrega, además de que esto tendrá que hacerse por cuestiones de seguridad en coordinación con las autoridades federales y de cada estado.

Señaló que por el momento no existen los boletos de la visita, esto será más adelante, posiblemente a principios de enero ya se dará a conocer la logística.

Comentó que para los poblanos será más fácil acudir al Distrito Federal para ver al Papa en sus recorridos, esto por la cercanía que existe.

Manifestó que es una fiesta para los mexicanos, pero lo importante es que escuchen y entiendan los mensajes del pontífice.

El programa

El Papa llegará al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) a las 19:30 horas del viernes 12 de febrero. Luego de pernoctar en la Nunciatura Apostólica, la primera actividad de Jorge Mario Bergoglio tendrá lugar a las 9:30 horas del sábado, con la ceremonia de bienvenida en Palacio Nacional.

Ese día sostendrá encuentros con autoridades, legisladores, sociedad civil, el cuerpo diplomático y obispos y concluirá la jornada con una misa en la Basílica de Guadalupe.

El domingo 14 oficiará una misa multitudinaria en el Centro de Estudios de Ecatepec, Estado de México, visitará el Hospital Pediátrico Federico Gómez, en el Distrito Federal y participará en el encuentro con el Mundo de la Cultura, en el Auditorio Nacional.

El lunes, el Pontífice llegará a Chiapas, donde tendrá diferentes actividades.

En su quinto día de visita el Sumo Pontífice irá a Morelia, Michoacán.

Por último, el miércoles 17 de febrero el Papa Francisco visitará Ciudad Juárez, Chihuahua.

Posponen peregrinación

Sánchez Espinosa recordó además que ante la visita del Papa Francisco el próximo 12 de febrero de 2016 a la basílica de Guadalupe, la gran peregrinación guadalupana que se lleva a cabo desde 1887 y que congrega a cerca de 90 mil poblanos cada año, será pospuesta hasta el 12 de abril.

Confirmó que debido a la logística no era posible recibir a los peregrinos, ya que el personal del principal templo mariano de América debe hacer los preparativos de seguridad para recibir al líder de la iglesia Católica.

La peregrinación fue instituida en 1887 por el obispo José María Mora, a sugerencia del Padre Ramón Ibarra, quien sería el primer arzobispo de Puebla. Cada año se ha llevado a cabo. Solo se interrumpió de 1926 a 1929 a causa de la persecución religiosas.

De 1930 a 2015, es decir, durante 85 años, fue el 12 de febrero cuando se llevaba a cabo la peregrinación, la segunda en asistencia del interior del país, solo superada por la diócesis de Toluca que congrega a cerca de 120 mil fieles guadalupanos.