Al menos 52 mujeres han sido despedidas o han renunciado en la Comisión de Derechos Humanos (cdh) de Puebla, desde que Adolfo López Badillo asumió la presidencia del organismo.

Los constantes despidos y acoso laboral han derivado en el surgimiento del Grupo de extrabajadoras de la CDH Puebla.

A través de un comunicado firmado también por el Centro de Desarrollo entre Mujeres AC y la Asociación de Mujeres a Favor de la Equidad México AC, revelaron el acoso laboral.

En el comunicado se enumera a cada una de las personas con nombre y apellido que han laborado en el organismo y por alguna causa tuvieron que dejar el trabajo.

Además, en el texto señalaron que este acoso tiene como objetivo intimidar, opacar, amedrentar o consumir emocional o intelectualmente a la víctima.

“Se realiza mediante la exclusión total en la realización de cualquier labor asignada, las agresiones verbales, excesiva carga en los trabajos a desempeñar, todo con el fin de mermar la autoestima, salud, integridad, libertad o seguridad de la persona que recibe este acoso laboral”.

Acusan al Ombudsman poblano de no respetar los derechos de las mujeres en la cdh Puebla.

“Lo peor es el trato que nos ha brindado, se caracteriza por un gran acoso laboral hacia las mujeres, nos ha hecho trabajar jornadas de trabajo extenuantes, horas fuera del horario laboral sin un agradecimiento al menos porque para él trabajar es una obligación y una responsabilidad, (…) de lo contrario las puertas están abiertas”, señala el texto.

Afirmaron que cuando ha decidido solicitar la renuncia a alguna mujer primero procede a realizar varios pasos para un buen despido:

1. Congelar a la mujer.
2. No dirigirle la palabra.
3. Evitar a toda costa que se entere de información.
4. Mandarlas a municipios lejanos a trabajar.
5. Iniciarles procedimiento administrativo.
6. Evitar que se presenten en eventos.
7. En todo caso, quitarles carga de trabajo.
8. Encargar a otras personas las actividades, menospreciando la labor.
9. Humillar por no saber realizar bien el trabajo.
10. Total indiferencia.
11. Hacer guardias nocturnas.
12. Salir del domicilio en la madrugada si se tiene que atender una queja-
13. Malos tratos.
14. Asignar objetivos y proyectos con plazos que se saben inalcanzables o imposibles de cumplir.
15. Difamar.
16. Que trabaje en días inhábiles.

Lo documentado
En junio de 2015, Intolerancia Diario documentó la última oleada de recortes, cuando 23 personas fueron despedidas de la cdh Puebla, sin ningún tipo de indemnización o finiquito, sino que se les hizo trabajar por lo menos tres meses sin contrato.

En medio de este programa de austeridad, el presidente de la cdh, Adolfo López Badillo, apenas se bajó 5 por ciento de su sueldo.

Los contratos que celebra el organismo con sus trabajadores son anuales, sin embargo desde enero hasta marzo de 2015, cuando fueron dadas de baja las 23 personas, no hubo tal convenio, revelaron fuentes al interior.

Por lo mismo, simplemente se les anunció que su contrato no sería renovado para 2015, sin que tuvieran derecho a un finiquito o indemnización.

De este modo, el Ombdusman poblano (defensor del pueblo) prefirió correr a 12 visitadores, un director, un jefe de departamento, un analista, seis secretarias, dos choferes mensajeros, que bajarse más su salario que era superior a los 71 mil pesos mensuales, según la página de transparencia.

Se expulsó a trabajadores que tenían 15 años de experiencia y en las representaciones regionales a gente con una década laborando en dicha área.

Además de que se corrió a los encargados de programas fundamentales, como son los de asuntos penales, de atención a periodistas que sufren violencia y del departamento de capacitación.

Pero López Badillo apenas sufrió una baja de 3 mil 700 pesos mensuales, en la medida de austeridad, por lo que ahora cobra 67 mil 367 pesos en el mismo lapso de tiempo.

No es la primera vez que trabajadores sufren despidos masivos bajo una especie de terrorismo laboral, según han denunciado los mismos afectados.

En 2012, a siete meses de que llegara al cargo López Badillo, igualmente se dieron de baja a 23 personas, lo que generó fuertes críticas de organismos no gubernamentales, ya que entonces no había argumentos de recortes presupuestales como ahora.

Algunas bajas
Según la respuesta a la solicitud de información folio Infomex 142315 de Intolerancia Diario, donde se pidió detallar la disminución en las remuneraciones económicas a personal directivo, por cargo y descuento, la cdh reveló que fueron 23 las bajas.

Fue despedido un director A, con sueldo de 19 mil 374 pesos, así como un jefe de departamento con salario de 16 mil 439 pesos mensuales.

Además, se dieron de baja a 12 visitadores catalogados ocho como B, con remuneraciones de 16 mil 439 pesos cada uno y uno como C, con un sueldo de 13 mil 239 pesos.

Así como dos visitadores E, con percepciones de apenas 6 mil 815 pesos cada uno y uno catalogado como F que ganaba apenas 5 mil 534 pesos.

Seis secretarias fueron despedidas, catalogadas cuatro de ellas como A, con salarios de apenas 8 mil 930 pesos, una en el escalafón B, que ganaba 8 mil 416 pesos mensuales y una C con sueldo de 6 mil 815 pesos.

Además, dos choferes mensajeros se quedaron sin empleo con sueldo de 6 mil 815 pesos y un analista con sueldo de 10 mil 107 pesos mensuales.

Mientras tanto, en la misma respuesta se reveló que el presidente de la cdh se recortó el sueldo 3 mil 714 pesos mensuales, mientras que el visitador general, apenas mil 352 pesos.

En tanto, el secretario técnico Ejecutivo ahora gana mil 352 pesos menos cada mes y a los directores se les recortó el salario mil 201 pesos, mientras que en la dirección A se le recortó el sueldo 919 pesos.

La guillotina constante
En 2012, durante los primeros siete meses de asumir la presidencia, López Badillo dio de baja a 23 de los 55 trabajadores.

Lo anterior de acuerdo con la respuesta a la solicitud de información 00029612, presentada a través del sistema estatal Infomex en 2012.

Entonces les solicitó a todos los empleados del organismo presentar su renuncia voluntaria, pues supuestamente aplicaría procesos de certificación y evaluación a todo el personal.

Estos despidos generaron entonces fuertes críticas de organismos civiles, como la del Nodho de Derechos Humanos, reprochó el despido de personal entre una administración y otra.

A los nuevos funcionarios causó “desconocimiento total” de los temas pendientes, como la atención a violaciones contra migrantes, contra grupos indígenas, agresiones a campesinos y personas con VIH Sida.

Por su parte, el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana (Ibero) Puebla señaló que “son preocupantes los despidos porque puede dejar estancado al organismo durante mucho tiempo”, ya que el titular del organismo, Adolfo López Badillo, debe “dar continuidad a los trabajos y respetar la autonomía de los trabajadores”.

La primera carta
En enero de 2015 denunciaron trabajadores a Adolfo López Badillo por diversas irregularidades cometidas, por medio de una carta entregada al Consejo Consultivo de la institución,

La misiva fue entregada este miércoles 21 de enero de 2015 a la Secretaría General de la LIX Legislatura del Congreso del Estado, donde piden una investigación de la situación del organismo encargado de velar por los derechos humanos en Puebla.

En el escrito con 29 puntos explican la situación, donde acusan al Ombdusman poblano, López Badillo, de ser el culpable de todas estas irregularidades que van desde el maltrato, hasta posible desvío de recursos.

Señala que giró instrucciones para que en las delegaciones disminuyan los gastos y ya no se entregue hospedaje ni alimentos, mientras que él paga todas sus comidas con recursos de la cdh.

Además, aseguran que el Ombdusman se está construyendo una casa en San Andrés Cholula, utilizando recursos del organismo, por lo cual piden que haga pública su declaración patrimonial, lo que es su obligación.

Acusaron que tiene trabajando en la institución a Karen Madahi de la Rosa Guerrero, hija de María Elena Guerrero Flores, directora de derechos humanos de la procuraduría y Jorge Ramón Morales Sánchez, hijo del magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, Jorge Ramón Morales Díaz.

Señalan que con esto hace uso de tráfico de influencias para conseguir beneficios y trámites personales.

Informaron además que el Ombdusman se caracteriza por sus malos tratos y autoritarismo hacia el personal, siempre amenazado con ser despedido en cualquier momento.

Además de que ha despedido a personal simplemente por no estar de acuerdo con algunas políticas, como fue el caso de Julia Martínez, exdirectora de quejas y la segunda visitadora Cinthya Hernández.

Esta persona ante el despido injustificado demandó a la institución, por lo que continúan un proceso laboral.

Además aseguran en la misiva que despidió al director administrativo, Ricardo Escobar por malos manejos de recursos, de los cuales supuestamente estaba enterado López Badillo, por lo que también dio de baja a la auxiliar.

Señalan además que encarga a una persona hasta cuatro programas por el mismo salario, con la amenaza que si le gusta, si no las puertas están abiertas.

Indicaron que ante estos cambios, contrató a Nadia Carballo López, quien presume ser su prima, quien también abusa del personal al grado que le laven su automóvil y lo estacionen.