El presidente de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) en Puebla, Adolfo López Badillo, ha tratado de mantener controladas a las organizaciones no gubernamentales con cero críticas.

Así lo denunció el ex secretario técnico, Víctor Vázquez Juárez, luego de que fuera despedido del organismo este fin de año y realizara este lunes la entrega recepción de su cargo.

Entrevistado en las puertas de la CDH ubicadas en la 5 Poniente y 5 Sur, acusó la represión laboral que se vive al interior del organismo que debería ser defensor de derechos humanos en Puebla.

Indicó que la represión ha llevado a la renuncia y despidos masivos de cerca de 100 trabajadores en apenas cuatro años.

En fin de año, Intolerancia Diario, reveló que fueron despedidas cuatro personas de la CDH, como el secretario técnico y el director de comunicación social Abraham Espinosa, junto con otras dos personas, una de cada área

Todos fueron dados de baja el 11 de diciembre, pero fue hasta este lunes cuando fueron citados a las 9:00 horas para firmar el acta de entrega-recepción.

Todo a pesar de que los trabajadores dejaron de laborar hace días y desde ese momento no tienen acceso a los archivos, equipo de cómputo o a las oficinas de la dependencia.

Tras seis horas de trámites, el ex secretario técnico se retiró del recinto, mientras que Abraham Espinosa se tuvo que quedar para foliar a mano cada documento que dejó antes de su partida.

En la entrega de documentos, fue revisado cada papel, cada silla y cada lápiz que se utilizaron en las áreas, con lo que se prolongó el tiempo, todo ante funcionarios de la Contraloría Interna.

También se le requirió información detallada sobre la relación de libros en la biblioteca, aunque cuando se hizo cargo de ella no se la dieron.

El despido de Víctor Juárez fue tras siete años de laborar en la CDH con experiencia de haber trabajado en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, anteriormente.

Dijo por ejemplo que cuando entró a trabajar en la CDH, había ocho personas trabajando en el para de la Secretaría Técnica, pero tras despidos solo quedaron dos y ahora sólo queda una persona encargada.

Manifestó que no denunciará a la CDH ante las autoridades laborales porque se le hace una incongruencia que una institución que debe defender los derechos humanos, no respete los derechos de sus colaboradores. 

ONG’s controladas

Al ser cuestionado sobre el argumento de la rescisión de su cargo, señaló que simplemente el ombudsman poblano, Adolfo López Badillo, le dijo que porque no controlaba a las Organizaciones no Gubernamentales (ONG)

"Hay mucha inconformidad de muchas personas por el trato que se les viene dando y lo acabo de comprobar, la molestia del presidente (López Badillo) se debió a que no supe controlar a las organizaciones sociales”, dijo.

Al respecto, señaló que muchas de las ONG han notado la falta de respuesta a sus peticiones por parte de Adolfo López, por lo cual le hicieron críticas directas y ante los medios de comunicación.

Dio por ejemplo el caso del Centro de Promoción y Defensa de los Derecho Humanos Joel Arriaga Navarro AC.

A esta ONG en febrero pasado le negaron el paso las instalaciones para hacer una reunión con autoridades y habitantes de San Buenaventura Nealtican para hablar del conflicto en la comunidad por el paso del gasoducto Morelos.

Recordó asimismo que muchas ONG son originarias del interior del estado, pero López Badillo, ni siquiera ha acudido a los municipios para conocer las problemáticas.