La llegada del nuevo secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, exgobernador de Oaxaca, fue recibida entre mimos de los simpatizantes gubernamentales y críticas de los opositores en redes sociales.

Anticipando el nombramiento en la columna, Templo Mayor, del periódico Reforma se redactó de manera irónica que la llegada de Carrasco serviría para darle “PAN y circo” a los poblanos luego de la inauguración de obras rimbombantes y anheladas por el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, como el teleférico. Los ajustes en el gabinete estatal se dan a unos días de que se lleve a cabo el quinto informe de labores en la explanada del Museo Internacional Barroco (MIB).

En la columna Vanguardia Política de El Sol de México, de Adriana Moreno Cordero, se señala que Carrasco Altamirano busca impulsar en el PRI a uno de los suyos para que sea candidato de ese partido a la gubernatura.

“Y por si fuera poco, mucho se comenta por aquellas tierras que Diódoro Carrasco, que ya tiene el aval del PAN para ser secretario general de Gobierno de Puebla, le quiere montar la candidatura presidencial a Rafael Moreno Valle, en el 2018, desde Oaxaca. ¿Será?”

El columnista de La Jornada, Julio Hernández, calificó la designación de Carrasco Altamirano de la siguiente manera: “El virtual encargado del gobierno de #Puebla , @DiodoroCarrasco , fue Gob. de #Oaxaca , titular Segob con Zedillo e impulsor de @GabinoCue ”

Hernández señaló que la designación de Carrasco Altamirano al frente de la Secretaría de Gobierno de Puebla significa que el gobernador de Puebla se concentrará en obtener la candidatura del PAN a la presidencia de la república y deja al frente al exgobernador de Oaxaca: “Para concentrarse en precandidatura 2018, encarga @RafaMoreno el gobierno de #Puebla al oaxaqueño @DiodoroCarrasco”.

El periodista de Proceso, Álvaro Delgado, señaló: “Diódoro Carrasco, exgobernador priista de Oaxaca, es el nuevo secretario de Gobierno de la Puebla de @RafaMorenoValle. Puro PRIAN.”

Juan Ignacio Zavala, columnista de Milenio, y hermano de Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón Hinojosa, se burló de la llegada de Carrasco a la dependencia gubernamental de Puebla señalando que con el arribo de Carrasco los tres priistas del PAN están en Puebla: “Bueno, pues en Puebla ya están los tres alegres priistas del PAN: Moreno Valle, Diódoro Carrasco y Javier Lozano. Infancia es destino.”

El besamanos tuitero

Por su parte, el senador de la República, Javier Lozano Alarcón calificó la designación de Carrasco Altamirano como un “gran nombramiento”. En su cuenta de twitter, Lozano escribió: “Un gran gusto acompañar a mi amigo Diódoro Carrasco al asumir el cargo de secretario general de gobierno de Puebla.

El periodista, Joaquín López Dóriga, también manifestó su “deslumbramiento” por la designación de Carrasco Altamirano calificando de flamante al nuevo funcionario: “El gobernador de Puebla anuncia a su flamante secretario de Gobierno”.

El dirigente estatal del PAN, Jesús Giles, también redactó una escueta felicitación desde su cuenta de Twitter por la llegada de Carrasco.

El diputado del PAN, Miguel Ángel Huepa, escribió: “Te deseo mucho éxito”. 

Carrasco comenzó su carrera en el PRI. Hijo del exgobernador Diódoro Carrasco Palacios, el hoy funcionario del gobierno de Puebla estudió en el ITAM. En el sexenio de Ernesto Zedillo, Carrasco fue secretario de gobernación en 1999-2000 siendo el artífice de la transición con el panista pragmático, Vicente Fox Quesada y su equipo. 

Previamente se desempeñó como gobernador del estado de Oaxaca en el período 1992-1998, cuando fueron presidentes de la república, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo. En 1991-1992 fue senador de la 

República por el estado de Oaxaca.

Dichos cargos lo obtuvo como militante del PRI. 

Carrasco apoyó las aspiraciones del panista, Felipe Calderón Hinojosa a la presidencia de la República. Fue diputado federal plurinominal por el estado de Oaxaca por el PAN en el período 2006-2009 durante el primer trienio del gobierno del panista Calderón Hinojosa. 

Además, en el 2012 fue candidato al senado por el PAN. 

En octubre del 2004, el PRI inició un proceso de expulsión de Diódoro Carrasco Altamirano y de la profesora, Elba Esther Gordillo, quienes respaldaron a Gabino Cué en contra de Ulises Ruiz, operador político y hombre próximo a Roberto Madrazo Pintado.

El apunte

En otras cuentas de Twitter como “Noticiasdelarebelión” se advirtió que la llegada de Carrasco generará mayor represión en Puebla: “DiodoroCarrasco que reprimió ferozmente Oaxaca en 1995. Y todavía están presos los compas loxichas como muestra. Llega a Puebla a chingarnos”.