La coordinadora de los diputados locales del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y presidenta de la Comisión de Equidad de Género, Silvia Tanús Osorio, llamó a la Fiscalía General del Estado (FGE) para que no sea solo el cambio de nombre, sino de actitud, para combatir los feminicidios que se cometen en el estado.

Recordó que presuntamente se tiene registrado el primer feminicidio del año con la muerte de Brenda Tlatelpa Mora, el exhorto tanto a la fiscalía como a la sociedad para que la violencia hacia las mujeres no sea algo normal y se presenten las denuncias.

Indicó que con el cambio de figura de procuraduría a fiscalía la petición es que las autoridades sean receptivas y no minimicen los hechos, que tomen las medidas cautelares para que las mujeres no vuelvan a ser víctimas de violencia

Refirió que ya hay un protocolo dentro de la fiscalía y ahora todas las muertes de mujeres que tengan características de feminicidio serán investigadas como tal y se espera que se ponga el primer escarmiento.

Precisó que en 2015 el Congreso del Estado adoptó medidas inhibitorias para combatir los feminicidios.

Dijo que en julio de 2015 el Poder Legislativo aprobó ampliar a 60 años la pena para quien cometa el delito de feminicidio y una multa económica de mil días de salario mínimo, sin embargo, los diputados no emitieron ninguna sanción a quienes resulten responsables por las cifras maquilladas que se presentan en Puebla.

Los legisladores locales dieron su aval a la propuesta presentada por el Revolucionario Institucional para reformar el Código Penal del Estado de Puebla.

La legisladora priista explicó que esta adecuación al marco normativo local busca generar una homologación con las leyes federales para sancionar de forma más enérgica el delito de feminicidio.

Insistió que endurecer las penas no siempre es la solución para reducir los índices delictivos, sin embargo, dijo que es un primer paso para inhibir esta conducta antisocial.

Detalló que esta reforma al Código Penal de Puebla establece causales para que el homicidio de una mujer sea considerado como feminicidio y en caso de que no se cumplan, se sancionará este delito como homicidio con una pena de hasta 50 años de prisión.

La reforma propuesta por la diputada, Silvia Tanús Osorio al artículo 336 señala que “Se configura el delito de homicidio en razón de parentesco o relación, al privar de la vida a un o una ascendiente o descendiente, hermano o hermana, un o una adoptante, adoptado o adoptada, con conocimiento del parentesco; o al cónyuge, concubino, amasio o novio.”

Además, también se modifica el artículo 338 estableciendo que se comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando con la privación de la vida concurra alguna de las siguientes circunstancias:

“I. Que el sujeto activo lo cometa por odio o aversión a las mujeres;

“II. Que el sujeto activo lo cometa por celos extremos respecto a la víctima;

“III. Cuando existan datos que establezcan en la víctima, lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida, violencia sexual, actos de necrofilia, tormentos o tratos crueles, inhumanos o degradantes;

“IV. Que existan antecedentes o datos de violencia en el ámbito familiar, laboral, escolar o cualquier otro del sujeto activo en contra de la víctima;

“V. Que exista o se tengan datos de antecedentes de violencia en una relación de matrimonio, concubinato, amasiato o noviazgo entre el sujeto activo y la víctima;

La violencia contra la mujer

La Encuesta Nacional sobre Dinámica de Relaciones en Hogares señala que Puebla es el quinto estado con mayor violencia hacia la mujer; además, mantiene un bajo índice de denuncias, ya que solo una de cada cuatro víctimas denuncia al agresor.

De 2011 a 2013, mil 286 niñas y adolescentes entre los 8 y 14 años se convirtieron en madres.

Otras cifras alarmantes para las mujeres poblanas de acuerdo con el Índice de Desigualdad de Género, es que la entidad está en el lugar 29 de 31 en cuanto a la equidad nacional.

Puebla se ubica como la sexta entidad con mayor rezago educativo, solo después de estados como Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Veracruz.