En el Estado de Puebla, solamente el 5 por ciento de la población se ubica en el estrato económico más alto y el restante 95 por ciento se encuentra en condiciones media, de pobreza o de pobreza extrema, reveló el economista de la facultad de Administración Financiera y Bursátil de la UPAEP, Anselmo Chávez Capó.
    
Reveló que el país y particularmente el Estado de Puebla, son tan ricos, que hace tantos ricos y hace una cantidad impresionante de pobres, “la gente que llega son millonarios, multimillonarios y súper millonarios y resulta que al final se quedan con el 95 por ciento de la gente en niveles de pobreza y de los cuales hasta el 50 por ciento son de pobreza extrema”.
    
Reveló que la entidad poblana, se presenta con zonas en que está despareciendo la actividad económica y donde los desequilibrios económicos son crecientes, por eso, es importante reforzar la política económica para generar mejores equilibrios económicos entre la sociedad actual.
    
En las regiones del Estado en que prevalece la pobreza, dijo el economista, también presentan condiciones crecientes de inseguridad, por lo que las autoridades estatales tienen que trabajar en ambos rubros, para lograr mejores equilibrios sociales.

Ya no necesitamos autoridades asistencialistas
    
Empero, aclaró que las autoridades poblanas no deben ser asistencialistas, por lo que se deben enfocar en entregar los recursos, de manera adecuada, para que detonen su actividad económica y frenar el decrecimiento de las personas con riqueza, que se presenta en la actualidad.
    
Por eso, Chávez Capó, dijo que es fundamental, trabajar y crear condiciones para que haya desarrollo económico, porque la falta de desarrollo está en zonas muy focalizadas, prueba de ello, reiteró, es que el 5 por ciento de la población, tiene la mayor cantidad de recursos y el 95 por ciento de la población es la más pobre.
    
Por eso, aseguró, se tiene que evitar que los más pobres se hagan más pobres y para ello se debe generar las condiciones para que en esos lugares se desarrolle la actividad económica, “aunque el problema que existe es la inseguridad, porque son zonas que bordean problemas de inseguridad fuerte”.
    
Por eso, reveló que el gobierno del Estado de Puebla, tiene que ejecutar un doble trabajo en esas regiones, “hay que reforzar la actividad productiva y la seguridad, para que se pueda crear un detonador de desarrollo económico y eso no se puede lograr en el corto plazo.

Anselmo Chávez Capó, dijo que para lograrlo es importante impulsar un plan transexenal y que por lo tanto, no se verá en este gobierno, ni en el de la mini gubernatura, “pero seguro se puede concretar hasta la siguiente administración de seis años”.

Y para evitar que los gobiernos lleguen y cambien las políticas económicas, dijo que es urgente que exista un consenso con los partidos políticos, para que quien gane, tenga que trabajar con eso, porque el problema que tenemos es que no hay continuidad y eso genera el crecimiento de la pobreza.

Chávez Capó, reiteró que es necesario acabar con los programas de gobierno asistencialistas, para lo que se deben poner de acuerdo, los tres órdenes de gobierno y lograr detonar el desarrollo económico, “por eso, los proyectos de desarrollo social y económico no deben solamente cambiar de nombre”.

Reconoce indicadores económicos negativos

El economista de la UPAEP, reconoció que en el Estado de Puebla, existen muchos indicadores económicos que presentan saldos negativos, los que muestran una situación de alarma, por eso, reveló que en la economía poblana existen claroscuros.

Dijo que hay regiones donde los salarios revelan una ciudad cara y los sueldos que tenemos son razonablemente buenos comparados con el promedio nacional, “pero donde no hay un desarrollo económico focalizado, lo que está pasando es que está desapareciendo la actividad económica en conjunto”.

Por eso, reveló que lo que se ocasiona es que el recurso que está llegando, no permite el desarrollo y la gente tiene que salir de sus comunidades porque no hay ese desarrollo económico, “por eso se requiere un desarrollo coordinado en el que los recursos que se observen en los entornos en que se realiza la actividad productiva, se aproveche las ventajas competitivas”.