Rubén Hernández, aspirante a candidato independiente por los sectores de izquierda, señaló que los aspirantes a candidatos independientes también buscan ir unidos.

Hernández se solidarizó con la también aspirante a candidata independientes, Ana Teresa Aranda. El exmilitante del PRD planteó que sí irá por la candidatura independiente:

“Nosotros sí vamos a participar, hemos hecho reuniones con habitantes en todo el estado donde nos han expresado su deseo de contar con opciones independientes. Los partidos políticos se han desgastado y muestran preferencia por los candidatos independientes”.

En un sondeo realizado por el equipo de Hernández a finales del año pasado se muestra que con la participación de una candidatura independiente, sin mencionar algún nombre de candidato o candidata, los independientes prácticamente contarían con el 30% de la votación.

“Te menciono que estamos afinando detalles. Nos estamos asesorando muy bien y si nosotros también vemos que hay candados que nos imposibilitan participar pues vamos a actuar de manera jurídica porque no vamos a frenar nuestra participación. Nosotros sí queremos registrarnos”.

En las expectativas de Hernández, su estructura se pondría como meta alcanzar 150 mil firmas para evitar que les prohíban el registro. Es decir, casi 30 mil más que las requeridas para inscribirse como candidato independiente al gobierno de Puebla.

Sin embargo, de manera informal, entre los aspirantes a candidatos independientes hay la voluntad de poder salir en unidad, expresó Hernández.

“Nos queda claro que reunir las firmas no es una tarea fácil y lo que nosotros tenemos es la confianza de que podamos salir en unidad y alguno puede no llegar pero si podemos salir unidos entonces habremos avanzado mucho en la construcción de una opción o una candidatura independientes. Yo señaló que es algo aún informal, todavía no es ni un arreglo ni un acuerdo entre los aspirantes”, matizó Hernández.

Los aspirantes candidatos independientes tienen desde este 14 de enero al 7 de febrero para expresar su deseo de postularse y el 12 de febrero el OPLE Puebla determinará si son idóneos para hacerlo. Pero la fase intensa es la recolección de firmas la cual durará un mes del 13 de febrero al 13 de marzo.

Hernández quien fue secretario del PRD señaló que hay un compromiso con los ciudadanos de impulsar la candidatura independiente y luchar por obtener las firmas y registrarlas de acuerdo al formato electrónico. Lo cual no es un proceso fácil.
Desde diciembre del año pasado Hernández realizó encuentros con ciudadanos para hallar afinidades entre las demandas de los ciudadanos y la necesidad de contar con una opción independiente para este año.

“Estoy de acuerdo en que es un trabajo arduo. Pero también estoy convencido de que es un trabajo difícil. Y no hay peor esfuerzo que el que no se hace”

Si encontramos candados también impugnaremos: Hernández

En el caso del Juicio para la protección de los derechos electorales que presentó Ana Teresa Aranda, el aspirante a candidato independiente, Rubén Hernández, consideró que la excandidata a gobernadora hace uso de sus derechos ciudadanos: “Hay una desconfianza hacia lo que han sido las reformas en contra de las candidaturas independientes y que obligó a acudir ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. A mí me da mucho gusto que se hagan estas impugnaciones como la que presentó Ana Teresa. Yo lo veo bien. Y por nuestra parte si nosotros observamos algún candado que viole nuestros derechos pues también actuaremos en consecuencia.

Ana Teresa Aranda impugnó la convocatoria del IEE en tres puntos: la recolección territorial del 3% de firmas de la lista nominal. La convocatoria señala que la relación de ciudadanos por municipios no podrá ser menor al 2% de la lista.

El otro punto es el relativo al que la ley electoral contempla que para ser candidato independiente hay que separarse con un año de antelación del partido. Sin embargo, la Constitución local no considera esto como un requisito para ser candidato a un puesto de elección, por lo que la ley local contradice a la Carta Magna lo que es anticonstitucional.

El tercer punto es el relativo a la recolección de firmas a través de un disco compacto lo que representa una carga irrazonable y excesiva porque esta responsabilidad es de la dirección ejecutiva del registro federal de electorales que cuenta con infraestructura y equipo necesario.

En el juicio de Protección de los Derechos Político Electorales Aranda impugna la manera cómo deben recabarse las firmas de aspirantes a candidatos: “Es decir, en otras palabras, un militante, afiliado o equivalente de un partido político no puede tener restricción alguna para participar como candidato independiente puesto que antes de ser militantes o pertenecer a un partido político es un ciudadano en términos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. De ahí que deba y pueda participar como candidato independiente. Considerar lo contrario haría nugatorio el derecho de participación política al establecer más limitaciones que las previstas constitucionalmente y convencionalmente.

Si bien es cierto que el artículo 35 fracción II Constitucional establece el derecho de los ciudadanos a ser votado de acuerdo con las calidades que prevea la ley, en este sentido dichas calidades, no pueden ser sobre inclusivas; es decir deben guardar proporcionalidad con la finalidad de la norma y también deben guardar proporcionalidad respecto de los sujetos a quienes va dirigida. Puesto que lo realmente relevante para que un ciudadano se consolide como candidato independiente, es que este pueda competir en condiciones de equidad, es decir que cuente con un mínimo de apoyo ciudadano, que corrobore que el día de la jornada electoral será una opción real frente a otros partidos político o candidatos apoyados por partidos políticos. ”

“Yo lo dije cuando estaban los candados que el Congreso aprobó para impedir las candidaturas independientes. Del tamaño de los candados es el tamaño del miedo que tienen los partidos y el gobierno a la participación ciudadana”, externó Rubén Hernández