Mientras se destinan 7 mil millones de pesos para la construcción del Museo Internacional Barroco, las autoridades estatales y municipales permiten que haya anarquía en la colocación de paraderos del transporte público los cuales ponen en riesgo a miles de personas que los utilizan cada día ya que no hay espacio para que puedan caminar sobre la banqueta, advirtió el diputado Pablo Fernández del Campo Espinosa.

En entrevista, el priista recordó que hace cuatro meses presentó el primer exhorto en la tribuna del Congreso del Estado para solicitar el retiro del mobiliario que se instaló de la caseta de la vía Atlixcáyotl a Cúmulo de Virgo; sin embargo, hasta el momento continúan las trampas. “Las empresas que instalaron los paraderos dejaron espacios de 15 centímetros para que la gente pase”.

El legislador priista lamentó la instalación de los paraderos ya que nunca se supervisó que cumplieran con los requerimientos mínimos de la Ley de Desarrollo Urbano Sustentable del Estado de Puebla, misma que contempla el libre acceso y tránsito de las personas.

Además, precisó, la ley hace referencia a las personas con discapacidad, y las estructuras impiden que una persona invidente pueda transitar sin peligro, y menos una persona que utiliza silla de ruedas.

Expuso que hay imágenes claras como la de Plaza W, o frente al Complejo Cultural Universitario, en este último la gente tiene que bajarse al arroyo vehicular para ver si llega su transporte.

Fernández del Campo lamentó que no se haya hecho caso a los dos exhortos, e indicó que hasta el momento no se ha tenido que lamentar la pérdida de vidas humanas, pero el riesgo es latente.

Precisó que en el documento que ya tienen en el Congreso, así como secretarías de estado, como la de Infraestructura y la de Desarrollo Rural, Urbano y Sustentable se explica la situación.

“En la vía Atlixcáyotl, en el tramo que comprende la avenida de las Torres y el Periférico Ecológico, la vialidad perteneciente al municipio de San Andrés Cholula, una de las principales vías de acceso a la ciudad de Puebla, posee una amplia densidad circulatoria, existe mobiliario urbano (paraderos) que impiden el paso peatonal, obligando a los peatones que utilizan dicha vialidad a saltar los mismos o darles la vuelta, aunado a lo anterior, las personas con discapacidad tienen dificultad para desplazarse con comodidad.

Por ello, considero necesario incidir desde el Congreso del Estado en la gestión para que el Honorable Ayuntamiento de San Andrés Cholula, ordene a quien sea competente el retiro del mobiliario urbano ubicado en la en la vía Atlixcáyotl, en el tramo que comprende la avenida de las Torres y el Periférico Ecológico, vialidad perteneciente al municipio de San Andrés Cholula.


Violan la Ley

Fernández del Campo explicó que la Ley de Desarrollo Urbano Sustentable del Estado de Puebla, determina en su artículo tercero, fracción XXXVI, “el Equipamiento Urbano es el conjunto de inmuebles, instalaciones, construcciones y mobiliario, utilizado para prestar a la población los servicios públicos y desarrollar las actividades económicas”.

Además, precisó, “se deben establecer las disposiciones para la construcción, rehabilitación y dotación de servicios, equipamiento e infraestructura urbana, previendo garantizar la seguridad, libre tránsito y accesibilidad requeridas para los peatones, considerando las necesidades de las personas con capacidades diferentes, de acuerdo a los lineamientos de construcción de los municipios.

***

El pasado 23 de septiembre se aprobó el siguiente acuerdo: “Acuerdo único.- Se exhorta respetuosamente al Presidente Municipal de San Andrés Cholula, que instruya al área competente, para que retire de la vía Atlixcáyotl, en el tramo que comprende la Avenida de las Torres y el Periférico Ecológico, el mobiliario urbano que impiden el paso peatonal e imposibilita a las personas con discapacidad desplazarse con comodidad y accesibilidad. Ello atendiendo a que todas las personas tenemos derecho de movernos con facilidad en la ciudad metropolitana, lo que representa un derecho humano y que lo contrario constituye una violación a la garantía de libertad de tránsito que salvaguarda a los individuos”.

La frase

“En la vía Atlixcáyotl, en el tramo que comprende la avenida de las Torres y el Periférico Ecológico, existe mobiliario urbano que impiden el paso peatonal, obligando a los peatones que utilizan dicha vialidad a saltar los mismos o darles la vuelta, aunado a lo anterior, las personas con discapacidad tienen dificultad para desplazarse con comodidad.”, Pablo Fernández del Campo