Cholula Viva Digna y el consejo académico ciudadano por la integridad de Cholula exigieron al INAH que suspenda las obras que realiza el gobierno estatal en las inmediaciones de la pirámide de Cholula. 
Originalmente se realizaría una reunión de evaluación con los arqueólogos del INAH, Diego Prieto, Arturo Balandrano y Francisco Sánchez. Sin embargo, los funcionarios del INAH no acudieron al lugar suspendiéndose la diligencia. 
El antropólogo, Julio Glockner, afirmó que ha sostenido reuniones con funcionarios del INAH sobre las construcciones que realiza el gobierno del estado de Puebla en torno al sitio arqueológico de Cholula y que existe interés del INAH por el sitio.
Julio Glockner afirmó que de último momento los funcionarios del INAH pospusieron la visita la cual espera que se reagende en fecha próxima. Para el integrante del Consejo Académico Ciudadano por la integridad de Cholula es relevante la presencia de los funcionarios para que conozcan las afectaciones que se realizan en la zona: “Es importante que se presenten aquí, que vean sobre el terreno la afectación que hay”, expuso el antropólogo. 
Por su parte, Gabriela di Lauro insistió en que las obras que el gobierno del estado realiza en las inmediaciones de la pirámide de Cholula carecen de permisos. 
De acuerdo a Di Lauro las obras que se realizan en la zona por parte de la administración estatal se realizan sin permiso del INAH afirmó pues por medio de una solicitud de información federal a través del portal de internet Infomex arrojó la falta de estos permisos.  
El pasado 19 de noviembre exigieron a través de una solicitud de información pruebas de los dichos del alcalde de san Andrés Cholula, Leoncio Paisano, de que las obras de remodelación en la zona cuentan con permisos.  
Di Lauro afirmó que la respuesta que recibió a su solicitud de información es que solamente hay permisos preliminares con vigencia de septiembre del 2014 a septiembre del 2015 para reubicar mobiliario urbano.  
No obstante, Di Lauro señaló que la respuesta obtenida a través de la solicitud de información demuestra que las obras que se han realizado después de septiembre del 2015 y en los primeros meses del 2016 carecen de autorización.  
Gabriela di Lauro explicó que ni la administración estatal, tampoco el ayuntamiento de san Andrés Cholula ni el CAPCEE poseen la autorización del INAH para las acciones de remodelación y reconstrucción afectado el sitio arqueológico. Di Lauro señaló que el INAH no ha dado el visto bueno a las actividades en el sitio.  
Di Lauro enfatizó que las principales afectaciones a la zona arqueológica son de orden arqueológico, culturales y ambientales. Explicó que con la utilización de maquinaria pesada y la instalación de cableado subterráneo se pone en riesgo el patrimonio arqueológico así como parte de un talud que servía de muro para sostener la pirámide. 

Di Lauro se mostró preocupada porque estas obras se realizan sin tomar en cuenta las afectaciones de carácter cultural y ambiental, ya que la pavimentación con concreto para establecer una plancha de este material impide también la permeabilidad en la zona lo que originará, afirmó, afectaciones a la milenaria construcción. Además de que se realizan afectaciones a las fiestas de la Virgen de los Remedios alternado el trayecto de la fiesta. 
El otro problema que planteó Di Lauro es que la colocación de concreto impedirá la permeabilidad a los mantos acuíferos y a la zona arqueológica ya que durante varias décadas se había permitido que se recargara con la lluvia esta zona debido a que se trataba de campos de cultivo.