El regidor Iván Galindo, pidió que el Sistema Estatal DIF aclare si se han utilizado sus vehículos para el reparto de ayuda por parte de la secretaria general de Acción Nacional, Martha Erika Alonso, misma que ya no es presidenta del organismo.

En entrevista, el regidor expuso que en una tragedia como la que se vive se requiere la solidaridad de todos los actores y es loable que, tanto personajes políticos como medios de comunicación, participen en la desgracia.

El coordinador de los regidores en el Cabildo de Puebla, Iván Galindo Castillejos, expuso que ante las imágenes que se muestran de la secretaria general de Acción Nacional lanzando ayuda a los damnificados, dijo que el otorgar apoyo no da motivo a relajar las formas políticas ni mucho menos jurídicas.

Señaló que la esposa del gobernador tendría que abstenerse de ir presencialmente a entregar ciertos recursos ya sea materiales, en especie o demás, porque ocupa un cargo partidista.

Aclaró que no se reprueba que haga colecta y acopio de víveres, pero no debería hacerlo personalmente, además de que hay que deslindar responsabilidades de los vehículos que está utilizando para estos medios.

Dijo que, concretamente el DIF, tendría que emitir una postura para decir si sus vehículos en algún momento son utilizados por la que en algún momento fue la presidenta del sistema. 

Indicó que, ya que la señora ocupa un cargo partidista, no se ve bien ante sociedad y causa muchas especulaciones el hecho de que acuda en horario laboral acompañando a su esposo, porque además, ella es una franca contendiente a la candidatura del 2018 por lo que es un desatino.

Llama a la unidad

Por otra parte, en temas de su partido, dijo que la propuesta para renovar los Comités Municipales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Puebla a través de candidatos de unidad es viable siempre que "no sean forzados" porque ello generaría escenarios adversos.

Señaló vio con buenos ojos el planteamiento del dirigente estatal, Jorge Estefan Chidiac, al asegurar que alcanzar un consenso entre la militancia los fortalecería, sin embargo, expresó que en caso de no llegar a este acuerdo, la asamblea democrática también sería una buena opción.

Enfatizó que de llegar a una candidatura de unidad en los Comités Municipales, la dirigencia estatal deberá ser cuidadosa de vigilar que esta no sea forzada puesto que esto provocaría que la militancia no cierre filas con ellos y abra la posibilidad a malos resultados en los próximos comicios.

"Lo ideal sería encontrar candidaturas de unidad en la mayor cantidad de municipios posibles pero esto es un ideal porque en muchos municipios no hay una sola persona que genere consensos para garantizar una candidatura de unidad, lo cual no es negativo porque somos un partido vivo y por eso también debe haber una contienda interna".

Cuestionado sobre el perfil que deberá asumir las riendas del Comité Municipal de Puebla Capital en sustitución del actual dirigente, José Chedraui Budib, respondió que esta será la única posición que no será renovada por cuestiones estatutarias y su periodo que vence hasta mediados de 2017.

Se rebelan priístas

Integrantes de la Corriente Alterna del Partido Revolucionario Institucional (PRI) exigieron la destitución de Jorge Estefan Chidiac y José Chedraui Budib de las dirigencias estatal y municipal y se postularon para asumir estas posiciones.

En rueda de prensa, el líder de esta expresión, Nezahualcóyotl Luis Ledesma, acusó que en la reunión que sostuvieron con el Comité Directivo Estatal (CDE) fueron minimizadas sus peticiones de inclusión, y por el contrario, Estefan Chidiac pidió a la dirigencia municipal que se "inventara" unas secretarías para invitarlos a colaborar.

Enfatizó que esta actitud del líder estatal les dejó mucho que desear e incluso les confirmó "la protección" que está brindando a Chedraui Budid para que permanezca en el cargo a pesar de haber obtenido "los peores" resultados en el pasado proceso electoral.

"Hoy se deberán arreciar las exigencias de renovación de comités en Puebla, tal parece que ya se formó una mafia que no desea vivificar al PRI, lo mantiene secuestrado un grupo de intereses, pese a que la exigencia de consulta a la base arrecia en los municipios, donde sigue sin trabajar el actual comité estatal".